Misterios de Lisboa: Un drama estético, inteligente y sagaz.


Dirección: Raoul Ruiz

Reparto: Adriano Luz, Maria João Bastos, Ricardo Pereira, Clotilde Hesme, José Afonso Pimentel, João Arrais, Albano Jerónimo

Este filme está inspirado en el libro homónimo del escritor portugués Camilo Castelo Branco, se recomienda su lectura para un mejor comparativo cultural cinematográfico.

Misterios de Lisboa es de un sentimentalismo estrambótico, cercano al surrealismo. Algo entre el melodrama social y la novela gótica de Lewis o Radcliffe, a los que cita Castelo Branco.’  Esto es lo que comentó Raoul Ruiz, al ser entrevistado acerca del filme en la revista Cahiers du cinema de España.

‘Yo tenía catorce años y no sabía quien era’, es la frase que engloba al personaje de João, quien se encuentra en un orfanato religioso sin saber absolutamente nada de su pasado. El cura Dinis se encarga de que este niño poco a poco, vaya desentrañando la historia que le antecede, y es así como es que nos adentramos a una historia llena de melancolía, verdad, traición, venganza, amor y todos los detonantes que una novela de época puede llegar a tener.

Hay que aclarar, que de entrada este filme dura poco más de 4 horas y media, se lee cansado, pero créanme que el filme está calibrado y medido de tal manera, que cada escena justifica la progresión dramática de la película, en ningún momento parece aburrirnos, abrumarnos o pretender que solo es larga sin sentido, al contrario, su trama es tan misteriosa y vertiginosa que nos atrapa por completo.

La pasarela de actuaciones es espectacular, con un Padre Dinis que resulta ser casi un espía con sotana, personajes que van y vienen para tomar peso en distintas partes de la historia, vemos un reparto sólido, de carácter y mucha fortaleza a nivel de cuadro.

La fotografía es impecable, tiene una composición estética que nos recuerda a a cuadros pintados por el mismo Rembrandt, plano secuencias ultra cuidados, tomas de establecimiento que nos dan la sensación de tener el personaje silente de la ambientación y sus locaciones. El director tiene un uso recurrente de distintos símbolos e íconos visuales durante todo el filme, mismos que van entrando en el inconsciente del espectador, fungiendo como un rompecabezas histórico el cual terminamos de construir hasta el final del filme.

Lamentablemente este ha sido el último filme que completó el director en vida, ya que ha fallecido este año en Francia y dejó en post producción la película ‘La noche de enfrente’.

Misterios de Lisboa se encuentra en dos presentaciones, la cinematográfica y a manera de mini serie de 6 capítulos, cada una con sus pros y contras pero en la perspectiva del cineasta, no nos perdemos de nada al ver el filme ya que engloba estructuralmente todo lo que necesitamos saber de los personajes. En México se podrá ver la miniserie en el 2012 en el canal 22 de CONACULTA ya que la Cineteca Nacional adquirió los derechos para su transmisión y distribución.

Clasificación: El filme es imprescindible para cualquier entusiasta del séptimo arte, que las cuatro horas y cacho de su duración les sean un grato despliegue audiovisual y evite pensar en un martirio cronometrado.


Bonus Track: Aquí otorgo lo publicado por la ya citada Cahiers du Cinéma España, con la entrevista integra a Raoul Ruiz y un reportaje especial del filme, haciendo comparativo de sus contextos históricos y literarios.

Cahiers du Cinéma – Una Nueva Conquista: 1ero de Marzo 2011
Saludos Lisbonenses.

 

H.