Total Recall: El sueño del futuro, hoy.

Recordar a Arnold Schwarzenegger en ‘El vengador del futuro’ nos remonta a breves instantes mentales, si es que no hemos vuelto a ver la película en años, los primeros vistazos que podremos tener de él, es sentado en una máquina que parece ser un centro de mando de una nave espacial (Pero no lo es), o recordaremos que trae una toalla como estilo turbante en su cabeza y sacándose una bola enorme de la nariz con algo parecido a una pistola con una garra, y tal vez una de las escenas más memorables, quitándose una especie de disfraz/traje en capas en el cual pretendía ser una señora.

Muchas de estas tecnologías todavía estarán lejos de ser accesibles en el presente, pero un futuro cercano nos espera con aditamentos clave para inducir a nuestro cerebro a cosas jamás imaginadas por nuestros antecesores; a continuación un recuento de lo que podemos empezar a vislumbrar en un presente, no muy lejano.

La historia corta de Philip K. Dick ‘Podemos recordarlo por usted al por mayor’ detonó el filme en cuestión realizado en 1990, y el contexto de la historia radica en ‘¿Que tan real puede ser un recuerdo, si es que en verdad no lo hemos vivido?’ ya que el personaje principal, Douglas Quail asiste a la empresa Rekall, inc. en búsqueda de tener un recuerdo implantado en su memoria, a falta de poder cumplirlo en la realidad. Pareciera absurdo y sumamente imaginativo el hecho de que esto pueda ser real en este presente, pero ya empieza a haber ciertos avances que nos permiten experimentar sensaciones que trascienden lo increíble.

Para entender el proceso que el personaje de Douglas Quail vivió en el cuento de K. Dick, tenemos que aprender a que ese tipo de experiencias se les puede denominar como ‘Sueños Lucidos’, las cuales son completamente reales y comprobadas científicamente, más lograrlas a conciencia es todo un reto.

Un sueño lucido es la experiencia de poder manipular un sueño a plena conciencia, mientras se encuentra en estado de descanso, su comprobación científica real se dio en 1975 por el parapsicólogo Keith Hearne con un experimento realizado en Alan Worsley, en el cual se registró una serie de movimientos oculares predeterminados, demostrando que Worsley pudo elegir conscientemente el mover sus ojos de cierta manera durante el estado REM, fue una especie de comunicación, como el código morse, entre el soñador y el mundo real exterior.

Actualmente los sueños lucidos siguen en distintas fases de experimentación, y hasta hay sociedades e instituciones que buscan educar a quienes se propongan empezar este camino, tal es el caso de ‘The Lucidity Institute‘ el cual fue fundado en 1987 por Stephen LaBerge el cual a su vez publicó en 1983 un estudio que corroboraba lo expuesto previamente en 1975 por Hearne. LaBerge ha desarrollado inclusive dispositivos que se supone ayudan a emular los sueños lúcidos como el NovaDreamer, tal como Philip K. Dick lo habría narrado en su famoso cuento escrito en 1966.

Entrando en la modernidad,’Dream:ON‘ es una aplicación disponible para iphone que en teoría te hace lograr el estado de sueño que deseas, ¿Como funciona? antes de dormir, selecciona qué tipo de sueño deseas y la hora a la que quieres despertar, se coloca el iphone boca abajo al lado de la almohada, y el siguiente paso es quedarse dormido.

El celular intuye a través de su acelerómetro que la persona duerme, esto es con la sensibilidad de movimiento, a partir de ese momento la aplicación reproduce un “soundscape” o música ad hoc que recrea el sueño lucido, La aplicación sigue monitoreando los movimientos de la persona y ajusta el volumen para evitar el despertar repentino, esta herramienta presume de su versatilidad y es que al despertar, se puede taggear a los amigos en facebook y twitter para compartirles la experiencia de que se soñó con ellos.

Aparte de contar con aparatos o aplicaciones en celulares para crear una realidad simulada, existe otra manera de poder lograr los sueños lucidos, en lugar de requerir de un aditamento mecánico el sueño es posible al alcance de una pastilla.

La galantamina en dosis de 4 miligramos se supone que es utilizada para lograr el estado de sueño lucido, es vendida como un suplemento alimenticio y sin necesidad de receta médica, y quienes han consumido estas pastillas consideran que los sueños son mucho más vividos y profundos que un sueño recurrente; la recomendación de su uso es tomar la pastilla después de haber dormido 4 o 6 horas, (Al ir al baño a medianoche, o levantarse por un vaso de agua) ya que la fase del estado MOR (Movimientos Oculares Rápidos) que es cuando se sueña más profundamente inicia en el periodo de mayor descanso y casi al amanecer.

El único detalle con la galantamina es que su uso real es para pacientes con Alzheimer y/o demencia vascular, dejando en tela de juicio el uso recreacional para el cual algunas personas lo han implementado.

La otra píldora que se utiliza para entrar en sueño lucido es la Colina, el cual es un nutriente esencial para el ser humano, de hecho las papas y el plátano son altos en esta propiedad, la cual al ser ingerida se convierte en acetilcolina, yéndose directamente al cerebro para ayudar en distintas funciones, entre ellas la memoria.

El cuerpo necesita al menos 550mg de Colina diaria en los hombres, mientras que las mujeres requieren de 425mg; pero a pesar de este requerimiento, en el uso farmacéutico la colina es se usa también para trata el Alzheimer, la bipolaridad, desórdenes neurológicos entre otros, así que de nueva cuenta, queda en duda, si debe ser usada deliberadamente como para utilizarse a diestra y siniestra, aunque quienes buscan experimentar un sueño lucido, recomiendan mezclar la colina con la galantamina para lograr el efecto necesario perfecto.

El nuevo remake de Total Recall, plantea el uso de una máquina para inducir un estado de realidad simulada, a través del control de los pensamientos, mediante las experiencias vividas y la inserción de memorias inexistentes pero que el cliente sentirá como fidedignas al momento de despertar, suena como un verdadero placer, ir de vuelta a Marte y regresar… sin tener siquiera que abandonar una habitación confortable.

La ficción de estos experimentos todavía está un poco lejana a nuestra realidad, pero llegará un futuro en el cual, no serán necesarias las píldoras, o los antifaces que nos provoquen ensoñaciones, para ese entonces talvez ni siquiera las aplicaciones en teléfonos celulares existan, pero eso solo lo sabremos… cuando los sueños nos alcancen.

Saludos oníricamente vívidos.

 

H.