El Caballero de la noche asciende: Se cierra el círculo, se abre el legado.

Christopher Nolan prometió una trilogía de Batman, desde el  2005 el año en que tomó la dirección de la franquicia y aunque muchos dudamos de su perpetuidad, lo logró y cumplió con creces.

Hoy,  a 7 años de ese inicio, se cierra la puerta con candado y nos deja un producto completo, redondo, uniforme, con altos y bajos, si, pero,  y esto es lo más importante, con una coherencia narrativa, personajes nutridos y una historia sólida, digna del mejor escritor de cómics del Murcielago, merecedora de los aplausos de el creador llamado Bob Kane, que esperemos se sienta homenajeado con su personaje, donde quiera que esté.

Como bien dijo una vez Homero Simpson, ‘Cada letra es tan importante como la que le precede’ al referirse en el como se debe escribir su nombre, en esta trilogía cada filme tiene el peso que se requería, esta entrega no es más importante, pero es la que culmina, es la que nos engloba un conflicto, es la que cierra este universo paralelo abierto por Nolan y le da homogeneidad.

El director nos ha demostrado que no es necesario apegarse al pie de la letra de un cómic para hacerlo coherente y realista, basta con tomar los aspectos humanos, acercar a los personajes al contexto de lo que se siente como veraz y darnos a entender que ese encapuchado puede estar ahí afuera vigilándonos, o que ese villano impactante realmente está a punto de quebrar nuestro sistema de creencia moral.


Todos los derechos reservados.

Sabiamos de antemano que adaptar un arco como Knightfall era una tarea titánica y virtualmente imposible sin atropellar eventos de los filmes anteriores, sin embargo, Jonathan Nolan, David S. Goyer y Christopher Nolan se dieron a la tarea de adaptar el sentimiento, la intención detrás de los eventos de Knightfall para acomodarlos a la perfección en su universo.

Bane es un tren a toda maquina. Tiene un camino que seguir y no va a regatear recursos, ni físicos ni emocionales y el choque con un Batman en decadencia es simplemente explosivo. Ya hablando sobre los componentes técnicos y artísticos del filme, Hanz Zimmer juega un rol privilegiado, ya que su soundtrack entrega piezas clave justo cuando se requieren y necesitan. La fotografía en todo momento es impactante, teniendo secuencias de acción totalmente filmadas en formato IMAX disfrutándose al máximo en los complejos que ofrecen esta tecnología.

Para quienes vivimos los filmes y nos consideramos fans en carne propia, con este filme vivimos los mas serios contrastes de la historia a flor de piel, la disfrutamos, la sufrimos, reímos y nos pasmamos, y hasta el duelo se manifiesta sin que pida permiso. Toda esta pasarela de emociones a lo largo de 2 horas 40 minutos que deseamos que se alarguen y duren por lo menos un poco más para tener sobra de aventuras con el caballero de la noche.

Para muestra podemos dejar este pequeño intro del filme, lanzado antes del estreno del filme. OJO, si quieres seguir evitando los SPOILERS, no le des click aquí.

Clasificación: Si no ha visto los filmes anteriores, es buen momento de iniciarse en el tema, nunca será tarde para cultivarse e inmortalizar en sus recuerdos, lo que ahora pretende ser un nuevo clásico universal… tal vez en un futuro, los filmes bien sean valorados como el acervo cultural, que se le pueda equiparar a un libro en su biblioteca.

Saludos Ascendentes.

H. y Jorge K. Guerra