Metal y hueso: El roce áspero de un romance fuera de lo convencional.

RB-H
Título original: De rouille et d’os

Dirección: Jacques Audiard

Reparto: Marion Cotillard, Matthias Schoenaerts, Armand Verdure, Céline Sallette, Corinne Masiero, Bouli Lanners, Jean-Michel Correia

La película Metal y hueso está basada en dos cuentos cortos –Rust and bone y Rocket ride– publicados en el libro homónimo del canadiense Craig Davidson. Se recomienda su lectura para una mejor comprensión.

Alain ‘Alí’ Van Versch es un hombre que no tiene rumbo y carga a cuestas a su hijo Sam. Siendo un guardia de seguridad, encuentra dentro de su hastío por la vida a Stéphanie, una entrenadora de orcas. A primer vistazo pareciera que solo son dos desconocidos que no tienen afinidad, pero el hartazgo silente de sus propias problemáticas es algo que tienen en común y que les hace encontrar su estabilidad emocional juntos.

Metal y Hueso es una película independiente de co-producción belga-francesa, y compitió por la palma de oro en Cannes en el 2012. Esta cinta tuvo un presupuesto total de € 15.4 millones y es la sexta cinta del director Jaques Audiard.

Actualmente la escena cinematográfica se encuentra bombardeada de todo tipo de dramas realistas y sociales; desde los que critican la podredumbre hasta el cansancio, hasta los que buscan ser lacrimógenos en exceso con sus escenas de dolor y perturbación. Metal y Hueso es la excepción a la regla.

El cineasta francés Jaques Audiard es eficiente al mostrar secuencias cuidadas en su visceralidad o violencia gráfica y es delicado y nada pretencioso al mostrarnos un accidente que será determinante en la cinta y que constituye el giro temático de la historia.

Su reparto es el justo y necesario. Marion Cotillard, quien ya despunta con orgullo en Hollywood, filmó esta película simultáneamente a la de ‘The Dark Knight Rises’. Su actuación es madura y bien lograda al mostrarnos el dolor interno de una mujer que sobreviene a los golpes de la vida.

Para el papel de Alí, el director no quería ningún actor consagrado o reconocido, por lo que estuvo buscando en gimnasios y academias de box. Después de audicionar a más de 200 candidatos sin que ninguno le convenciera, vió el filme ‘Bullhead’ y se decidió a invitar a Matthias Schoenaerts a hacer una prueba para este rol protagónico.

Matthias interpreta a un ex campeón de artes marciales que ahora se resigna a ser un guardia de seguridad pero sin dejar de demostrar un claro resentimiento contra lo que le rodea y haciendo de su trabajo un escape, ya que posteriormente Alí incursiona como peleador en luchas clandestinas de apuestas. Esta indiferencia es clave en su comportamiento y representa el hastío generalizado de toda una generación social que literalmente ‘lucha’ por vivir de una manera distinta y querer superar la miseria en la que se vive actualmente.

La película sale de las convencionalidades y construye un romance fuera del ambiente hollywoodesco al que estamos acostumbrados, nos permea  en un escenario de racionalidad y convivencia fuera de lo común, pero es justo por cómo se construyen estos personajes y su historia, que la hace única y original.

Su fotografía crea una atmósfera de nostalgia que nos sumerge en la situación de los personajes y nos hace cómplices de sus secretos, sus intimidades y sus dilemas. La cinta fue filmada en Antibes, Cannes, Bélgica, París, el norte de Francia y Varsovia, siendo estas locaciones un realce en ciertos momentos imprescindibles para la trama de la película.

Clasificación: Aproveche la ocasión para ver este tipo de filmes que pocas veces llegan a la cartelera comercial, y que cuya permanencia peligra debido a los grandes estrenos norteamericanos. Este drama es real y lleno de mucho espíritu y corazón indomable por abatir los estragos de la vida.

Saludos de hueso duro de oxidar.

H.