El fin del fin: Oblivion

O2013-H

En este hermoso y caluroso mes de Abril, aquí, en Habitación 101, nos damos a la tarea de comentarles sobre la nueva entrega de Joseph Kosinsky (Tron: el legado), quien con apenas un par de trabajos como director en la pantalla grande, nos sorprende con una destreza especial para adentrarnos en el mundo de la ciencia ficción, haciéndonos sentir que estamos disparando armas destructivas y viajando a sorprendentes velocidades junto a los personajes de sus historias, contando con la sorpresa adicional de que, en este ocasión, se dio a la tarea también de realizar el guion junto con la ayuda de Tom Cruise, Morgan Freeman, Olga Kurylenko y Andrea Riseborough.

cartel-oblivion-665Oblivion es una historia fantástica que se desarrolla en la tierra después de una catastrófica guerra que deja al planeta en un estado post-apocalíptico haciendo que sea poco habitable para la vida; los terrícolas Jack Harper ( Cruise) y Victoria (Riseborough), tienen la difícil tarea de mantener viva la esperanza del hombre al proteger y reparar a las maquinas que proveen de energía al nuevo hogar de la raza humana.

Comenzaré comentando sobre las actuaciones, primero Tom Cruise cuyo papel de “Jack”, justo como su personaje en ésta y su película anterior “Jack Reacher”, es el papel en el que tienen estandarizado ya a este actor; no muestra ninguna sorpresa ni en construcción, ni en desarrollo, hasta hace los mismos gestos, únicamente nos rememora a la primera aparición de “Ethan Hunt” en cada una de las entregas de “Mision Imposible” o incluso a su papel de “Coronel Claus von Stauffenberg” en “Valkiria” aún cuando este último era Aleman. Tal vez me gustaría ver algo de lo que alguna vez mostró este actor interpretando al genial “Lestat el vampiro”.

Morgan Freeman (en el papel de Beech) es otro actor que tiene ya un personaje estereotipo, en su caso, el de mentor y anciano sabio. Freeman cumple con su papel al igual que en otras películas como “El Caballero de la Noche Asciende”, sin ninguna sorpresa.

Olga Kurylenko dando vida a “Julia”, cuyo interpretación me parece correcta y atinada pero no fuera de lo común, digamos que con un poco menos de mérito del que pudimos observar de esta anterior “Chica Bond” en “Quantum Solace”.

La inglesa Andrea Riseborough (Nunca me abandones) que interpreta a Victoria me parece que podría ser la actuación más sobresaliente, pero no porque sea excelente, sino porque fue la más arriesgada de los actores, aunque no estoy seguro de que no sea otro estereotipo dentro de los anteriores trabajos de esta mujer.

Todo un digno departamento de Producción con Peter Chernin (El Planeta de los Simios (R)evolución), Dylan Clark (El Planeta de los Simios (R)evolución), Duncan Henderson (Harry Potter y la Piedra Filosofal), Barry Levine (Duro de Matar) y el mismo Kosinsky mostrandonos, junto con el departamento de fotografía, paisajes hermosos contrastando con imágenes devastadoras de escenarios destruidos que nos recuerdan a estructuras conocidas en nuestra cotidianidad así como sets desarrollados para darnos la idea del futuro al que, muchos piensan, está destinada la raza humana.

El departamento de Fotografía tuvo como responsable al chileno Claudio Miranda Ganador del Oscar en la última entrega por “Life of Pi”, realizando un excelente trabajo tanto en tomas como selección de encuadres y haciendo notar la excelente mancuerna que hace con Kosinsky, justo como la vimos en “Tron: el Legado”, con tomas arriesgadas en su composición y medición de luz, explotando al máximo la tarea del equipo de producción completo.

El Diseño de Producción fue realizado por Darren Gilford (Tron: el Legado), el cual, a pesar de recordarnos a su anterior trabajo con Kosinsky, nos da una gran sorpresa mostrando contrapartes de tecnología y austeridad completa tanto en el vestuario como en las locaciones y sets, adentrándonos cada vez más en este mundo futurista del cual estamos tan enamorados.

Una de los elementos más memorables en este filme es el soundtrack con música original de Anthony Gonzalez (La chica de la capa roja), Joseph Trapanese (Tron: el legado) y M83 dándole el toque de dinamismo y aventura que necesita un largometraje como este; déjenme comentarles que si no es por las tomas vertiginosas, los trajes futuristas o los efectos visuales, es seguro que por el esfuerzo de estos talentosos músicos los mantendrá, como dicen comúnmente, al filo de la butaca.

Cabe señalar que dentro del género de las películas que tratan sobre la vida en la tierra después del llamado “fin del mundo”, nos presentan un héroe dentro del estándar, esto recordando a estadounidenses como Max (Mel Gibson) en Mad Max, y al doctor Robert Neviile (Will Smith), en “Soy leyenda”; en mi muy personal y humilde opinión, preferiría que me salve Will, por lo menos después podría enseñarme algunos pasos de baile que impresionarían a cualquiera.

Recuerden lectores que “La vida sin cine… es vida, pero no sería tan divertida”.

Mario García