Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 // La guerra de la propaganda retrasa la revolución

the-hunger-games-mockingjay

Dirección: Francis Lawrence

Reparto: Jennifer Lawrence, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Philip Seymour Hoffman, Julianne Moore, Donald Sutherland, Josh Hutcherson, Stanley Tucci

La franquicia que lanzara al estrellato a Jennifer Lawrence está llegando a su fin, y como los estudios hollywoodenses han aprendido a sacar provecho al último libro de la saga de varios éxitos literarios como Harry Potter o Crepúsculo, con los juegos del hambre no fue la excepción.

La distópica nación de Panem se encuentra dividida a partir de que en la edición 75 de los juegos del hambre, Katniss Everdeen (Lawrence) ha desafiado y quebrado esta masacre social para siempre. Junto a Plutarch Heavensbee (Seymour Hoffman) y la Presidenta Alma Coin (Moore) del Distrito 13 buscarán desacreditar al Capitolio presidido por Coriolanus Snow (Sutherland) a través de capsulas propagandísticas que transmitirán de manera pirata al resto de los distritos.

En la era actual donde se viven manifestaciones de inconformismo a nivel mundial en países como Hong Kong, Egipto, Turquía, Chile, Venezuela, México, -por solo poner algunos ejemplos- Llega este filme que satiriza como anillo al dedo el manejo mediático y como es que se puede sacar provecho de la telepantalla como gran aparato de instrumentación contra la masa: La televisión vende.

Gran tensión es la que se maneja durante la cinta, que en varias ocasiones parece que está a punto de llegar la revolución tan esperada bajo el comando de Everdeen, pero todo se queda en pista de despegue ya que la guerra mediática entre distritos es la manera silente de llevar a cabo estos desacuerdos de paz.

El Distrito 13 manda su ‘comercial’ con Katniss incitando a la revolución y el Capitolio responde con un mensaje de Peeta –pareja e interés amoroso de Katnis en los juegos del hambre– quien fue secuestrado por el gobierno de Snow y pide mesura y serenidad ante la postura de Katniss, y así es como siguen la serie de mensajes audiovisuales manipulando a la población de los distritos.

Para quienes estuvimos lejos de leer el libro, esto se siente como un pretexto para mantener contentos a los fans, en realidad termina la cinta y nos quedamos con ganas de “bueno ok un intermedio y que siga la siguiente parte” pero no… otro año habrá que esperar para ver la conclusión de esta trilogía literaria y ahora tetralogía cinematográfica.

Se agradece que el reparto siga intocable hasta esta cinta, inclusive la actuación de Philip Seymour Hoffman quien falleció a pocas semanas de concluir su participación en la película, para evitar volver a conseguir a otro actor, se utilizaron trucos de cámara y efectos especiales para terminar sus intervenciones.

Clasificación: Solo apta para fans y quienes han seguido la saga al pié de la butaca, cumple las expectativas, pero deja con hambre, ¿Será que ya nos habían mal acostumbrado a sentirnos parte de un reality show durante dos películas previas y ahora nos cansa ver la ‘realidad’ en la que viven los distritos fuera de los juegos del hambre?