El Séptimo Hijo

seventh-son-monsterBrujas, dragones, guerreros de cuatro brazos y esqueletos al ataque. El séptimo hijo es una película con una trama muy sencilla y repleta de clichés, pero con un diseño de producción y efectos especiales tan bien logrados que seguro pasará a la historia como uno de esos clásicos horribles que cuando los pasan en la tele los vuelves a ver.

Técnicamente hablando

No pasa muy seguido que una película de monstruos digitales te haga reaccionar. El asombro y la sorpresa son emociones que suelen conseguirse con ruidos y explosiones, pero pocos gigantes realmente asustan con tan solo verlos ponerse de pie. Esto es algo que el Séptimo Hijo logra, no una vez, sino cada que un nuevo personaje metamórfico aparece en pantalla.

Osos, reptiles y leopardos se alzan amenazadores con un realismo fantástico que tal vez no se conseguía desde la versión de 1981 de Furia de Titanes.

De qué trata la historia

La reina de las brujas (Julianne Moore) escapa de su prisión para reunir a sus aliados y llevar su venganza al mundo. Lo único que puede detenerla es la versión medieval del Dude (Jeff Bridges), un guerrero de casta, último sobreviviente de su orden, junto a su más reciente aprendiz, un chavillo que no tiene nada de especial aparte de ser el séptimo hijo de un séptimo hijo.

seventh-son1

Diagnóstico final

Sin ser una buena película, el Séptimo Hijo nos transporta a un mundo increíble, aunque para lograrlo usa de pretexto una historia de amor, de venganza, llena de lugares comunes y coincidencias demasiado convenientes.

Los más jóvenes, que todavía no han sido expuestos hasta el hartazgo a las situaciones típicas de la aventura dragonesca, serán los que más la disfruten. Pero si aquel niño amante de la fantasía sobrevive dentro de ti, quizá tú también te la puedas pasar bien.

El Séptimo Hijo

  • Director: Sergey Bodrov
  • Actores: Ben Barnes, Julianne Moore, Jeff Bridges
  • Lo mejor: Las criaturas, todas valen la pena.
  • Lo peor: Los 10 minutos de John Snow.
  • Recomendaciones adicionales: Aunque la historia es muy mala y la crítica está haciéndola pedazos en otras partes del mundo, el diseño de producción es de primera, desde el palacio en la montaña hasta los botones del abrigo de la bruja. Si entra en tu presupuesto, el 3D vale la pena.