El Apostador: Adrenalina de principio a fin

TG-H

“The Gambler” (título original)

Director: Rupert Wyatt

Escritores: William Monahan (Libro cinematográfico), James Toback (basado en su película de 1974)

Con: Mark Wahlberg, Jessica Lange, John Goodman, Michael Kenneth Williams, Alvin Ing, Brie Larson, entre otros.

En diversas ocasiones me ha sucedido que termino de ver una película y me siento exhasuto, no por la duración de la cinta, en este caso, sino porque es un viaje tremendo por diversas situaciones planteadas al límite y actuadas con veracidad y vertiginosas en su esencia; la conmiseración con el personaje se logra en un doble juego entre atracción y repulsión por su actitud ante la vida.

La anécdota de la cinta es un remake de otro filme realizado en 1974 (no la vi), al parecer la historia es básicamente la misma, La deuda que el profesor de Literatura y apostador Jim Bennett ha acumulado por su vicio por el juego, le hace pedir dinero prestado a gangsters y mafiosos. Para complicar aún más su situación pierde toda relación con su familia además de entrar en conflicto en su trabajo por su relación con sus estudiantes. Aquí la cuestión importante es ¿podrá Bennett, arriesgando su vida al todo por el todo, obtener una segunda oportunidad?

El Argumento que nos presenta el director, Rupert Wyatt (recordado por “El origen del planeta de los simios” en 2011 y “El Escapista” en 2008) Es el de un personaje suicida que se va complicando la existencia en un afán de terminar con su realidad, tal vez, pero se encuentra en conflicto entre su moral y su egoísmo, a través de flashbacks, diálogos internos, monólogos de los personajes más controvertidos y todo esto llevado al punto de no dejar respiro con un constante recordatorio de un plazo forzoso que mantiene al espectador pendiente de todos los hechos.

Mark Wahlberg muestra una actuación madura y creíble en su interpretación de Bennet, sin grandes dramatismos, muy a la ligera, Jessica Lange demuestra su gran experiencia en una interpretación digamos que memorable, quien destaca en la segunda parte de la película es un John Goodman con un aplomo y unas tablas que le permiten realizar un papel entre paternal y terrible, proporcionando una alternativa a la trama de la historia, alcanza la misma para un evento amoroso protagonizado por Brie Larson, aunque la siento un poco forzada en esencia.

Hay material para una discusión posterior a observar la película con ojo crítico, definitivamente recomendable y bastante disfrutable, luego platicamos de finales alternativos y esas cosas, por lo pronto hay que ir a verla acompañado de buenos amigos.