Cuernos: Del infierno lo mejor para el invierno

H-H

Dirección: Alexandre Aja

Reparto: Daniel Radcliffe, Max Minghella, Joe Anderson, Juno Temple, Kelli Garner, James Remar, Heather Graham

Cuando me enteré que el hijo de Stephen King, Joe Hill era quien estaba detrás de la historia de Cuernos, ya que el escribió la novela del mismo nombre en 2010 pensé “a ver con que churro nos salen ahora en el cine”.

Después de ver el trailer y enterarme de que Daniel Radcliffe era el protagónico –si Harry Potter para los nostálgicos– pues ya cambió un poco la cosa, y decidí darle una oportunidad.

Estrenada en en Festival Internacional de Cine de Toronto en el 2013, y lanzada en otoño de este año tanto en cines como video on demand, llega a México esta cinta que combina la fantasía, comedia y horror de una manera que entretiene realmente, ya que hasta para hacer un churro hay que saber hacerlo bien.

Ig Perrish (Radcliffe) es un chico que siempre fue el niño que fue bulleado desde pequeño, pero que se quedó con Merrin (Temple), la chica linda y bonita del pueblo, sin embargo ella es asesinada y él es inculpado injustamente. Un día Perrish despierta con una fuerte resaca y dos cuernos saliéndole de la sienes, las cuales quienes las presencian dejan ver sus más oscuras perversiones ante Ig.

El filme tiene una selección de música excelente, que es clave para momentos cúspide en su trama, David Bowie con Heroes, el cover que Marlilyn Manson le hizo a Depeche Mode de Personal Jesus, Where is my mind de Pixies, The Flaming Lips con Evil y la lista continúa. La música original corre a cargo de Robin Coudert, mejor conocido en la escena musical del pop/rock francés como Rob.

La primera opción para interpretar a Ig era el actor Shia LaBeouf, pero el papel terminó cayendo en las manos de Radcliffe. Su reparto forma un ensamble perfecto donde el Radcliffe no roba cámara, aparte de que su guión le agrega toques de comicidad en el momento menos esperado, por lo que el espectador se sentirá sorprendido por las situaciones irreales pero bien fundamentadas a cuadro.

Simbología, asimilación de colores, nombres y demás situaciones intencionales, son recursos de los que se vale esta ficción para meter en el universo al cinéfilo, resultando evidentes y hasta dignos de tomarlos con humor, por ejemplo que el personaje de Ig esté rodeado de colores en tonos cálidos (Rojo vino, amarillo y ocre) para nada es fortuito.

Canadá fungió como locación para recrear el lugar donde suceden los hechos. Los parajes y paisajes lucen de manera espectacular en la cinta, dando un sentido de atemporalidad en la historia.


Clasificación: Para un diciembre con temática distinta, divertirse y hasta asustarse, vale la pena darle una mirada a Cuernos, las fans de Radcliffe saldrán contentas y quienes buscan el género horror estarán complacidos.

Saludos encornados.