Cloud Atlas: El cine metafísico y cuántico está por llegar

CA-H
Dirección: Tom Tykwer, Lana Wachowski, Andy Wachowski

Reparto: Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Hugo Weaving, Susan Sarandon, Hugh Grant, Doona Bae

La concepción de un proyecto cinematográfico, que de por si es complicada para una sola cabeza en el cargo de dirección, se complica aún más en este caso al distribuir entre tres directores una idea en la que se entrelazan distintos nudos contextuales y narrativas complejas.

Es un reto que pocos filmes han logrado mantener a flote. Lana y Andy Wachowski junto a Tom Tykwer han realizado una aventura épica que trascenderá con el paso del tiempo. Cloud Atlas se estrena en México y arriba con todo el sello particular de un elegante Sci-Fi con estilo.

Todo comenzó en el 2005, durante la filmación de ‘V for Vendetta’, cuando Natalie Portman le entregó una copia del libro ‘Cloud Atlas’ a quien era en ese entonces Larry Wachowski (Ahora Lana Wachowski), quien inmediatamente se quedó inmerso en la historia. Un año después ambos hermanos escribirían un borrador de guión y posteriormente invitaron a Tykwer para escribir más tratamientos del guión entre los tres. Durante dos años reescribieron el guión con las observaciones que les hacía David Mitchell, autor del libro, mientras encontraban inversionistas para producir el filme.

Para la filmación, el equipo se dividió en dos partes: los Wachowski y Tykwer se dividieron distintos periodos del filme -ya que transcurre en pasado, presente y futuro- y el cast se repartió entre ambos equipos. Se trabajó simultáneamente pero también alternando entre los equipos, con lo que se logró un experimento que dejó satisfechos tanto a los actores como a los directores.

Y es que el filme comienza mostrando hebras de historias que no parecen tener coherencia, pero conforme va avanzando, se entrelazan para hacer un trenzado único, dando forma a la pregunta más antigua del universo… ¿Qué es la vida? Los motivantes y agentes cuestionadores de la película nos mantienen en el filo del asiento para llenarnos de emociones y ser parte de la acción de los personajes en el filme.

A pesar de que los directores tienen estilos cinematográficos distintos, no se siente atropellado el ritmo entre las distintas fases del filme y, aunque su duración parecerá exagerada a algunos, las 3 horas le hacen justicia a un filme que busca darle entendimiento a las incógnitas del universo.

La lucha, la búsqueda de la verdad y el despertar de conciencias es a lo que se podría reducir el contexto del filme. Lo bello y épico es que se tiene un reparto que funciona de manera orgánica en todas las secuencias y emula el sentido de teatralidad al compartir distintos personajes y matices a lo largo de la historia. Nadie sobresale más, todos son equitativos y ofrecen su mejor actuación. Es probable que el filme se quiera colar dentro de los Oscares como lo hizo Avatar en su momento… pero se ve lejana la posibilidad.

Quienes sigan a los Wachowski y a Tykwer entenderán la metodología de esta narrativa y el porqué de esta cinta, pero el público cinéfilo en general peligra de preenjuiciar sea un filme de ciencia ficción y, peor aún, de dejar pasar desapercibida la película, la cual podría ser de culto en los próximos años.

Clasificación: Deje de lado la ciencia ficción y véase como un filme de entendimiento humano, tómese el tiempo como para reflexionar que la vida es más que solo tener una rutina ordinaria y que, más allá de los años, lo que nos trasciende es el pensamiento común del bien social.

Saludos de ensueño.

H.