Curvas de la Vida

TWTC-H

Título original: Trouble with the Curve

Dirección: Robert Lorenz

Reparto: Clint Eastwood, Amy Adams, Justin Timberlake

Por alguna razón que desconozco, a Hollywood le encanta las películas de deportes. Yo por lo menos no me he topado a nadie que se emocione por ir a ver una película de beisbol o de futbol americano, pero por lo menos se producen 4 o 5 películas de algún deporte en Estados Unidos. La gracia es saber balancear el deporte con la historia y, aceptémoslo, Clint y su equipo saben hacerlo muy bien, como ya lo hemos visto en repetidas ocasiones.

En esta ocasión, Eastwood interpreta a Gus, quien está en el ocaso de su carrera como cazatalentos de beisbol, y quien debido a problemas de salud, tiene que aceptar la ayuda de su hija Mickey (Adams), una abogada que está por alcanzar la meta mas importante de su carrera profesional. Sin ninguno planearlo y con muchos problemas entre ellos, empieza esta historia muy bien lograda y que deja un muy buen sabor de boca.

La historia es realmente muy sencilla, su guionista Randy Brown es un nuevo en esto, por así decirlo, ha tenido algunos trabajos en televisión, pero este es su primer largometraje producido. Sin embargo, la historia logra su objetivo gracias a la dirección de Lorenz quien, aunque también es su debut como director, ha sido nominado dos veces al Oscar por la producción de películas para Clint en Malpaso Producions. Es así como con todo el apoyo de Clint y su equipo creativo, (quienes ente fotografía, música, y edición, han sido nominados mas 4 veces a los premios Oscar), la película Las Curvas de la Vida tiene todo para ser una muy buena película.

Sin embargo, lo que logra brillar y sostener toda la película son sus actuaciones. Clint y Amy hacen una mancuerna excelente y hacen un excelente trabajo mostrando la relación disfuncional y complicada de padre/hija.

A Clint, ya tenemos rato viéndolo en este tipo de papeles: el típico viejito cascarrabias, chapado a la antigua, que le gusta que las cosas sean como él quiere. Es probable que este en un lugar muy seguro para él como actor seguir haciendo los mismos papeles, pero who really cares!? El tipo es una leyenda y se nota en cada escena y cada dialogo que tiene, y es por eso que es una delicia verlo trabajar y sobretodo verlo compartir cámara con otra joya en asenso: Amy Adams.

Amy ya nos ha mostrado que puede sostener toda una película, y desde princesa de Disney hasta una Tomboy, Amy aporta total credibilidad a los papeles que hace, así que no solo tiene una excelente actuación y química con sus coestrellas, sino que además, ilumina la pantalla con su “little pointy nose” como dice Clint. De Timberlake pues no hay mucho que decir, es un papel sencillo y logra hacerlo bien. Punto.

Les recomiendo ir a ver esta película, vaya con su familia, su novi@ o amigos, se la va a pasar muy bien. No es un mega blockbuster, pero es una muy buena película. Tal vez le pase como a mi, que no terminé apreciando el beisbol, pero si terminé apreciando a mi familia y porque no, a los buenos actores, de esos que ya quedan pocos.

Nancy G.