Cincuenta sombras de Grey: ¿Y dónde quedó el erotismo hard?

50sg-H

Dirección: Sam Taylor-Johnson

Reparto: Dakota Johnson, Jamie Dornan, Jennifer Ehle, Eloise Mumford, Victor Rasuk, Luke Grimes, Marcia Gay Harden

Primeramente dejo en claro que para nada he seguido la franquicia literaria ni sé si la película se apega a la historia del libro, por lo que este análisis será estrictamente explicativo al producto cinematográfico, aunque se recomienda leer la obra homónima de la autora Erika Mitchell mejor conocida por su pseudónimo E L James.

El fenómeno que ha causado la trilogía de libros titulados Cincuenta sombras de Grey, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas desde su lanzamiento en 2012, ha mantenido el furor de la expectativa en su adaptación cinematográfica.

Los derechos se disputaron entre distintos estudios, quedando Universal con su ramificación Focus Features como las ganadoras de la contienda. Después de un sinnúmero de nombres conocidos en la farándula que se barajaron para protagonizar la cinta, se decidió utilizar un reparto prácticamente desconocido manteniendo un presupuesto relativamente bajo para una producción hollywoodense: Con solo $40 millones de dólares (MDD) se costeó la cinta.

Está por cerrar el primer fin de semana del filme en su estreno a nivel mundial y ya lleva recabados más de $240MDD en taquilla, por lo que el morbo del espectador queda claro en esta suma.

Pero aunque ahorita este sea el tema en boga debido al fin de semana de los enamorados –y que de hecho Universal buscó que así fuese el estreno ya que lo postergaron del 1ero de agosto del 2014 al 14 de febrero del 2015– la película parece haber creado más expectativa de lo que realmente es.

El alto contenido erótico y explícito del uso de BDSM en la novela –según explican quienes han leído el libro–, solo es un matiz sutil durante lo largo del filme, por lo que fans de la trilogía literaria pueden llegarse a sentirse decepcionados.

Y es que Hollywood estaba dispuesto a hacer un filme con clasificación R sin llegar a la prohibitiva NC-17 o inclusive la última de la escala, la temerosa X.

Para darse una idea en México:

La R (Restricted o restringido en inglés) es el equivalente a C,

NC-17 (Prohibida para menores de 17 años) es similar a D (Películas solo para mayores de 21 años)

Se ha reportado que en la película se omitieron algunas partes explícitas del libro, por ejemplo la llamada ‘Escena del tampón’ donde Christian Grey (Dornan), remueve el dispositivo higiénico directamente de de Anastasia Steele (Johnson) para tener relaciones sexuales.

Esto no quita que en la cinta haya contenido erótico, sexo y desnudos a cuadro, pero está lejos de ser remarcable como otros íconos del cine internacional. Último tango en París de 1972 de Bernardo Bertolucci, Las edades de Lulú (1990) de Bigas Luna, Sexo, mentiras y video de Steven Soderbergh de 1989 por solo mencionar algunas, tienen mucho más valor estético y carga de pulsión sexual para dejar al público satisfecho y deseando más a la vez.

Siendo actualidad y momento como para romper tabús del sexo en pantalla, era un momento cumbre como para que Hollywood se arriesgara a exponer una cinta al escándalo internacional para que sus mismos fans le hicieran de culto, más se decidió solo adornar por encimita una temática que exigía ir más allá de la censura para dar un antes y un después en el cine adulto, ningún cambio está por lograrse.

Si todavía sigues leyendo y quieres saber un poco de la cinta no hay mucho que contar: La anécdota se basa en el romance torrencial de cómo un joven magnate, Christian Grey seduce y conquista a una joven estudiante de clase media, Anastacia Steele. Cuando ella se percata de que el multimillonario tiene gustos por los fuetes, grilletes afelpados y le gusta el juego de la sumisión sexual, Anastasia duda de si su amor por Christian realmente pueda llegar a tales extremos.

Ya se planea el lanzamiento de la siguiente entrega en el 2016 iniciando rodaje en Vancouver Canadá en junio de este año. Queda claro que Universal supo dar en el clavo de un negocio redituable, pero ¿Acaso vale la pena para los cinéfilos invertir su tiempo en esta trilogía? Solo el morbo lo sabrá.

Clasificación: Si se espera ver en pantalla lo que el libro ofrece, quédese mejor solo con la trilogía que leyó, es probable que entre en decepción. Si es de los curiosos y morbosos que solo compra boletos por deporte queriendo estar en la moda del cine, adelante gaste su dinero. Si creciste viendo auténtico cine que rompía en controversias y desataba furor por su contenido sexual… esta cinta NO es para ti.

La gente que no ha leído los libros, puede sorprenderse de que no haya más sexo en pantalla, pero eso es porque se han dejado llevar por los reportajes de los medios de “Cincuenta sombras de Grey”, los cuales han tendido a errar en el lado sensacionalista. Estoy segura que millones de fans que han leído la trilogía pensarán que hay suficiente sexo a cuadro”  L E James en entrevista para Variety