Siempre Alice: una mirada al Alzheimer

SA-H

Dirección: Richard Glatzer, Wash Westmoreland

Reparto: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Shane McRae, Hunter Parrish

En la actualidad lidiar con el estrés de la vida diaria, las presiones económicas, el tiempo apresurado, la falta de una comida balanceada, ejercicio adecuado para la vida sedentaria, más una larga lista que continúa, somete a nuestro cuerpo a enfermedades de un siglo XXI que todavía nos es difícil comprender en su prevención y cura. El Alzheimer es una de ellas.

Esta película de corte independiente llega para mostrar un caso en particular: La doctora Alice Howland (Moore) profesora en lingüística en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, le es detectada la enfermedad en una etapa temprana. Alice apenas rondando los 50 años de edad y siendo todavía una persona consciente de sus actos, empieza a lidiar de una manera coherente con la enfermedad degenerativa, pero los estragos que va viviendo conforme va avanzando en las etapas del Alzheimer irá necesitando de su familia para seguir adelante.

La actuación de Julianne Moore es la que lleva el peso principal en este drama basado en la novela homónima de Lisa Genova. Para quienes desconocen el cómo funciona o cómo avanza esta demencia degenerativa es una buena aproximación para conocer la enfermedad que para algunos casos es hereditaria.

Vale la pena resaltar que Moore obtiene su quinta nominación a la academia, en esta ocasión por actriz en un rol principal. Nunca ha ganado un Oscar sin embargo es posible que este pueda ser su año ya que el Globo de Oro y el BAFTA por la misma categoría y cinta los ganó.

El reparto en la cinta da un conjunto de rostros amigables que ayudan a ser más llevadero el dolor en pantalla: Alec Baldwin y Kristen Stewart. El actor de la dinastía Baldwin da un papel enternecedor como el esposo de Alice, John Howland, que apoya incondicionalmente a su pareja a pesar de que ella siga avanzando en el proceso. Por el lado de la “chica crepúsculo” resulta un tanto distractor que aparezca al lado de Moore, más si dejamos de lado que ella es la protagonista de esa famosa franquicia de vampiros y prestamos atención al rol de Alice, se verá una mancuerna de madre e hija que resulta especial en pantalla.

Como dato curioso uno de los directores de la cinta, Richard Glatzer cuenta con la enfermedad degenerativa esclerosis lateral amiotrófica (ALS por sus siglas en inglés), y no puede hablar. Para dar las instrucciones en set, utilizó una aplicación en su ipad a la que le escribía palabras y decía los enunciados en voz alta. Cuando llegó la moda del ‘Ice Bucket Challenge’ Moore y Stewart dedicaron su reto al director.

Clasificación: Esta cinta merece verse por la mirada que ofrece hacia el Alzheimer, actualmente nadie está exento de poder sufrir este grave padecimiento, no existe una manera definitiva para prevenirlo ni cura real y esta ventana visual en la ficción ofrece un duelo en carne propia de cómo se va lidiando desde la lucidez hasta la pérdida de uno mismo.

Saludos siempre.