La Bella y la Bestia en el Auditorio Luis Elizondo: Una producción ¡TECsacional!

Con un Auditorio repleto de niños, tanto de espíritu como de edad, una orquestra que evocaba y nos hacía vibrar al escuchar esa música que fue icónica para la infancia de algunos, comenzó la función de ‘La bella y la bestia’ una producción del Tecnológico de Monterrey, que ahora repone dos fechas de este espectáculo musical, lleno de colorido, magia y alegría.

Pirotecnia sin escatimarse en escena que deslumbró de inmediato a los asistentes, vestuarios cuidados e impecables, maquillaje digno de las súper producciones, y un cuerpo actoral que impuso con su talento, fueron de los detalles mejor cuidados para esta puesta en escena, la cual fue estrenada oficialmente en noviembre del 2011.

40 actores en escena, 30 músicos en la orquestra, y 26 miembros de staff, más todo el cuerpo de producción que está detrás del recinto Luis Elizondo, hacen posible la realización del evento, el cual tiene una duración aproximada de una hora, cincuenta minutos con intermedio incluido.

Lo más destacable de este montaje, son piezas y melodías que están totalmente fuera del filme animado, es así como redescubrimos canciones con letra de Tim Rice y Howard Ashman dejadas en el tintero, conectando al público a redescubrir una vertiente por completo nueva, los arreglos originales musicales de Alan Menken se disfrutan y resultan sumamente embellecedores. Hay pequeñas adaptaciones en la trama que realmente no afectan a la progresión de la obra, dándole un carácter propio a esta interpretación.

Todos los derechos reservados – Fotografía por Nancy González

El Tecnológico de Monterrey no escatima en producción, por lo cual se lucieron con una escenografía épica en detalle, totalmente utilitaria, desplazable y que sorprendía hasta los más ilustrados en el tema. Coreografías de baile que provocaban el aplauso del público y que se notaba su claro esmero en el ensayo, sin lugar a dudas, una producción que nos ansía a que ofrezca más fechas en cartelera.

La preparación vocal para el alumnado, corrió a cargo de Raymundo Lobo, la cual fue deleitosa, escogiendo con mucha propiedad a los jóvenes, ya que algunos hasta nos evocaban a quienes cantaron originalmente para el filme en español latino. La comicidad y el buen humor fue la principal herramienta de la cual se valieron los actores, ganando la risa de pequeños y grandes en los momentos que ameritaba.

Sin lugar a dudas, el Tecnológico de Monterrey lo ha logrado de nuevo, traer los derechos de una franquicia de renombre a la ciudad, ha dejado contento a un público que sabe ser exigente, y no me refiero al público adulto, sino los niños, quienes son los que valoran el trabajo por su autenticidad, su cuidada estética visual y sobre todo por el entretenimiento otorgado con fidelidad.

Para boletos, en el enlace de ticketmaster (Haga click aquí)

Para mayor información en general de este espectáculo y demás repertorio de las producciones del Tecnológico de Monterrey, puede visitar la página de Difusión cultural del Tec de Monterrey (Click aquí)

Un amplio agradecimiento al Licenciado Luis Franco, por las facilidades otorgadas a Habitación 101 para cubrir la nota a detalle.

¡Saludos Bestiales!

 

H.