Ray Bradbury (1920-2012): Adiós a una leyenda.

“It was a pleasure to burn”. Con esta icónica frase comienza la célebre novela de ciencia ficción “Fahrenheit 451”, la cual narra un futuro distópico donde la lectura está prohibida y el fuego protege del peligro de leer. Su autor, el norteamericano Ray Bradbury ha fallecido este 6 de Junio del 2012 a la edad de 91 años. Toda una leyenda de la literatura, Bradbury era de los últimos miembros de una generación de autores que revolucionaron el género y que incluyó entre sus filas a nombres de la talla de Isaac Asimov y Arthur C. Clarke. Autor de 11 novelas y más de 400 historias cortas, Bradbury fue además un prolífico guionista para el cine y la televisión.

Originario de Waukegan, Illinois, Bradbury fue desde la infancia un lector consumado, devorando la obra de Edgar Allan Poe y los consagrados de la ciencia ficción: H.G. Welles, Julio Verne y su favorito, Edgar Rice Burroughs. Debido a las condiciones de la Gran Depresión, Bradbury no fue a la Universidad, más eso no lo detuvo y pasaba su tiempo libre en las bibliotecas públicas, leyendo, aprendiendo y escribiendo. Fue durante esos ratos en la librería donde surgieron sus primeras historias cortas, las cuales comenzaron a tener éxito en diversas revistas. También ahí surgiría una novela corta sobre un bombero que incendiaba libros, ese fue el origen de “Fahrenheit 451”.

Fahrenheit 451 es el único trabajo que el consideró propiamente de ciencia ficción (Se pensaría que la literatura de Bradbury era Ciencia Ficción, pero el se auto catalogaba en Fantasía), esta novela fue el fruto del esfuerzo de escribir en el sótano de la biblioteca de la UCLA en 9 días, rentando una máquina de escribir por el precio de 10 centavos la media hora, este trabajo se publicaría en tres fragmentos en una revista irreverente que causaría revuelo y toda una gran industria con el paso de los años, Playboy.

Sin embargo esta no llegaría a ser su primera novela publicada, este honor sería para una serie de historias fantásticas alrededor de un grupo de personajes que habitan precisamente el mismo planeta que en su momento fascinó a su héroe literario Edgar Rice Burroughs: Marte. Publicada en 1950 con el título de “Crónicas Marcianas”, en este libro Bradbury combinaría la fantasía con la ciencia ficción en un gran despliegue de imaginación que se volvería el sello de Bradbury. Mientras Asimov y Clarke se enfocaban en el lado científico de su ficción, Bradbury se preocuparía menos por eso y dejaría volar su imaginación a alturas insospechadas. Esto se confirmaría en 1953 con la publicación de “Fahrenheit 451”.

La obra de Bradbury ha sido adaptada múltiples veces a teatro, cine y televisión, y el mismo Ray Bradbury colaboró como guionista en diversas cintas y series de TV. Entre las obras más sobresalientes se encuentran la película “The Beast from 20,000 Fathoms”, que era una ligera adaptación de un cuento de Bradbury que además fue importante precursora de los filmes de monstruos gigantes. En 1956, Bradbury colaboró con el director John Huston en una monumental adaptación del clásico de Herman Melville, “Moby Dick” (de su experiencia con Huston resultaría el libro “Green Shadows, White Whale”). Diez años después “Fahrenheit 451” llegaría finalmente al cine adaptada por el legendario cineasta de la Nueva Ola Francesa, François Truffaut.

Sin embargo, es quizás en la televisión dónde la obra de Bradbury se ha adaptado mejor, comenzando con sus célebres colaboraciones a “Tales of Tomorrow”, “Alfred Hitcock Presents” y “The Twilight Zone”. El mismo Bradbury presentaría un programa de televisión similar, también basado en varias historias de su autoría: “The Ray Bradbury Theater”. Incluso un par de capítulos de la popular serie española “Historias para no dormir” fueron basados en obras de Bradbury.

Sin duda Ray Bradbury nos deja un legado que ha marcado a generaciones de lectores, cinéfilos y aficionados a la ficción de todo el mundo. Un legado que se caracteriza no sólo por su vibrante creatividad e inventiva, sino por su ligero toque macabro y su gran interés en los problemas sociales. Siempre preocupado por la cultura y la educación, alguna vez Bradbury dijo en referencia a su famosa novela: “No se necesita quemar libros para destruir a una cultura. Sólo hay que hacer que la gente no lea”. Esperemos que esto no ocurra.

 

A continuación una entrevista con Hugh Hefner y Ray Bradbury ante un auditorio, platicando la experiencia del origen de Fahrenheit 451 (En inglés sin subtítulos, cotesía de wga.org)

Para mayor información se puede visitar su sito web oficial.

http://www.raybradbury.com/

J Luis Rivera.