Metric en la óptica de la experiencia personal

Hola estimados Habitantes… Les traigo a METRIC!!!

Metric es una de esas interesantes bandas que lo mismo puedes bailar gracias al armonioso y alegre son de sus canciones o desgarrarte el corazón experimentando la letra de cada una, pasando por temas desde la existencia misma hasta los rompimientos amorosos.

Iniciamos esta excelente experiencia con Black Sheep, una de las canciones que sacó del baúl a Metric para traerla al gremio comercial.

En cada una de sus canciones, no se hicieron esperar los característicos bailes de Emily Haines (vocalista de la banda) muy al estilo de Elvis Prestley, sus característicos vestiditos y botines, las magníficas ejecuciones de James Shaw en la guitarra y Joules Scott-Jey en la batería, además como en toda buena banda indie, el bajista Josh Winstead se lleva las palmas.

Todos los derechos reservados – Fotografía por Fernando Aceves

En resumen, este concierto enla Ciudad de México no le pide nada a las presentaciones de Metric en otros países o ciudades ya que el show es básicamente el mismo: sólo la iluminación necesaria para darle el énfasis adecuado al sentimiento de cada canción y, la misma entrega y derroche de energía de la banda hacia el público.

Una de las canciones más disfrutables de este concierto fue “Empty”. Esta canción se ganó un 10 por contener en sí, gran parte de la esencia del concierto y de la banda debido a la intensidad de su letra, la espléndida gama de ritmos que experimenta la canción, las coquetas sacudidas de cabello de Emily en el coro y los magníficos riffs de James y Josh, además de que Metric nos deleitó con una versión extendida de ésta.

El único punto a objetar sobre este concierto, es un tema que ha sido constante en los conciertos recientes de música rock-indie: los recintos elegidos por las cadenas de entretenimiento (en este caso Vive One) son demasiado grandes, le quitan la esencia garage de estas bandas; entonces los asistentes esperan un concierto y no una tocada, que no sólo va más con el estilo de bandas como Interpol, Metric, etc. sino que además es más redituable que rentar todo un Auditorio que sólo tendrá poco más de la mitad de asistencia.

Finalizamos el concierto con la versión acústica de “Combat Baby”, la cual dio un excelente cierre al evento, en pocas palabras una bella despedida.

Para quienes acudieron a este excelso deleite musical en cualidad de fans de corazón, fue una experiencia sumamente emotiva, para quienes fueron en cambio, a conocer o disfrutar de una noche musical con una banda recién conocida por películas como “Eclipse” (2010)  o “Scott Pilgrim vs The World” (2010) pudieron darse también por satisfechos.

Hasta la próxima.
Elizabeth Torres.