Los hombres que no amaban a las mujeres.

ACLARACIÓN: Los títulos de los libros en español han variado de sus versiones en inglés y se acercan mas, según se me ha dado a entender, al original sueco. El primer libro de la trilogía Milenio se llama “The girl with the dragon tattoo” en inglés y su película hollywoodense se llamara, en español, “La chica del dragón tatuado”, sin embargo, en español el libro se encuentra bajo el nombre “Los hombres que no amaban a las mujeres”.

El género detectivesco es un género que se ha explotado hasta el cansancio, tanto así que sus clichés se han extendido al cine, televisión, comics, novela grafica, tira cómica, teatro y hasta en los comerciales de barritas energéticas.

La novela policiaca es, acaso, uno de los géneros mas populares precisamente por ese apego a la formula, al estereotipo del detective ingenioso y el villano meticuloso jugando al gato y al ratón alternando, de tanto en tanto, el papel de gato y el de ratón. La chica desesperada que acude al frio y distante detective, ella vistiendo un seductor vestido y él su clásica fedora.

Cuando uno se entera que la Trilogía del Milenio es precisamente una serie policiaca, uno casi puede establecer la premisa al leer el titulo del primer volumen: “Los hombres que no amaban a las mujeres”.

Intentar y fracasar espectacularmente.

Stieg Larsson nos ofrece en el primer volumen de su trilogía una visión refrescante del género donde Lisbeth Salander, todo menos una indefensa damisela en desgracia, es la protagonista imperfecta que, en sus múltiples carencias, no falla en sorprender constantemente con su astucia y habilidades pero, principalmente, por su humanidad, por su fragilidad.

Mikael Blomkvist, por otra parte, funge como su contraparte, un hombre emocionalmente estable, profesionalmente comprometido y necesariamente moral, aún con sus constantes libertinajes sexuales.

Unidos por complicadas circunstancias, Lisbeth Salander y Mikael “Kalle” Blomkvist, se ven envueltos en una investigación que escala lentamente de ser un capricho bien remunerado para Bomkvist, a una misión kamikaze cuya gran motivación es hacer lo correcto.

Sería ceguera de mi parte no hablar del tema general de la trilogía y, acaso, la chispa que encendió en Larsson la necesidad de entregarnos a Lisbeth Salander: la violencia contra la mujer.

Conforme uno va avanzando en la novela se vuelve evidente que la visión idealizada que tenemos de Suecia no tiene razón de ser y que Suecia, como cualquier país del mundo, tiene dificultades y problemas serios que han de ser, cuando menos, conocidos por la comunidad global. Stieg Larsson logra hacernos ver esta realidad a través de su ficción y esa es, tal vez, la más grande virtud de su obra.

Otro tema, no menos evidente pero si mas (y mejor) distribuido a través de la saga es la dura critica contra la prensa y los reporteros de investigación que se han sometido a los intereses corporativos por encima de la objetividad periodística. Ejemplo de esto es la exitosa carrera de William Borg.

“Los hombres que no amaban a las mujeres” es un excelente principio para una trilogía que logra confrontar no solo nuestra imagen de Suecia, sino nuestra concepción de la mujeren la sociedad y los peligros que ellas enfrentan ante la misoginia y la condescendencia.

Los Hombres que no Amaban a las Mujeres
Autor: Stieg Larsson
Editorial: Ediciones destino