Kinky – Sueño de la máquina: El obsceno sándwich musical nocturno de la semana.

La noche del miércoles 19 de octubre, fue la perfecta mitad de semana para rockear en el plaza condesa a ritmo electrónico rockero con su toque de acordeón, Kinky literalmente abrió plaza para tener su primera tocada de presentación del nuevo álbum ‘Sueño de la máquina’ que ya se encuentra disponible a la venta.

Con un público eufórico desde el inicio, la banda regiomontana rompió el aburrimiento con ‘Inmóvil’ pero sería con su segundo tema ‘Intoxícame’ que lograría conectarse estridentemente con su audiencia para levantar los ánimos de una noche que prometía engalanar con sus mejores éxitos.

Su producción bastante docta, moderna y casi minimalista, teniendo 6 pantallas de leds rectangulares de fondo, las cuales proyectaban secuencias de sus videos, audiovisuales tridimensionales y un toque bastante bigbrotheriano, cada músico disponía de una cámara en su instrumento o cerca de él, transmitiéndonos sus imágenes intercaladas sin perder pista de cuando tocaban las melodías.

A pesar de tener la barrera de ser un concierto ‘entre semana’ lograron obtener un aforo bastante decente, aparte de que la gente se fue entregando en el caleidoscopio de ritmos, pasando desde éxitos como ‘Una Línea De Luz’, ‘Coqueta’  hasta ‘Más’, ‘Mirando De Lado’ y el tributo a Bronco ‘Tres Heridas’.

César Pliego de Kinky en el plaza condesa (Foto: Toni François www.tono.tv)

El repertorio fue supremo, alcanzaron a tocar temas de todos sus discos y lograron una conexión de ensueño con su público, entre las canciones más coreadas estuvo ‘Sound Tha Mi Primer Amor’, ‘Hasta quemarnos’, ‘Those Girls’ por mencionar algunas, y entre las más bailadas figuraron ‘Ejercicio#16’ y  ‘Sister Twisted’.

No suficiente el grupo amenazó con despedirse de un auditorio que reclamaba más al finalizar ‘Mexican Radio’, después de este breve encore, el grupo regresó con el primer sencillo de su nuevo álbum ‘Negro día’ el cual tiene como invitada a La Mala Rodríguez, el público prendió mecha de nuevo, coreando y bailando al pegajoso ritmo de la canción.

La curva final del concierto no pudo haber sido mejor, ‘Presidente’ la cual se acompañó con los colores de la bandera mexicana en las pantallas, y cerrando con ‘¿A dónde van los muertos?’ la cual terminó por desbordar al público en éxtasis, que de por sí, se encontraba en un estado de furor.

La noche terminó con todas las complacencias que los fanáticos podían esperar, esta buena onda rockera regia cayó como anillo al dedo a quienes deseábamos álbum nuevo de este grupo ya ausente de las tiendas de discos desde el 2008, ¡Enhorabuena Kinky! Ahora todos a soñar con la máquina.

Aquí una pequeña probadita del ‘Sueño de la Máquina’, ‘Negro día’ con La mala Rodríguez y obvio… ¡Kinky!

H.