Zapatero a tus zapatos

cobbler-h

Título original: The Cobbler

zapatero-a-tus-zapatos-posterAl ver el poster promocional de la nueva película de Adam Sandler, Zapatero a tus zapatos, lo primero que pensé es que sería otra comedia del montón, a las que el actor, guionista y productor nos tiene acostumbrados desde hace varios años.

Después de haber entregado éxitos taquilleros que dejaban un buen sabor de boca como Happy Gilmore (1996), The Wedding Singer (1998), 50 first dates (2004), Click (2006), entre muchas otras, demasiado se ha hablado de que Sandler se ha estancado realizando producciones en mayor número, pero que quedan en el olvido, como es el caso de sus últimos trabajos, Grown Ups (2010), Jack and Jill (2011), o incluso Blended (2014), a la cuál sus fanáticos le tenían un poco más de fe debido a que el actor se reunía de nuevo con Drew Barrymore.

En esta nueva producción con tintes fantásticos, dirigida por Thomas McCarthy, Sandler interpreta a “Max”, un zapatero frustrado que trabaja en el negocio que le dejó su padre cuando los abandonó a él y a su madre. Gracias a una vieja máquina que usa para reparar el calzado, descubre que tiene el poder de transformarse físicamente en sus clientes, con el solo hecho de usar sus zapatos.

La historia empieza con el protagonista divirtiéndose y sacándole ventaja al poder que tiene, hasta que un acontecimiento importante, hace que evalúe su vida y usa dicho poder para ayudar a los demás y fastidiar a un par de personas.

“Max” tiene un carácter completamente diferente a aquellos personajes desinhibidos y despreocupados que por lo general interpreta el actor; aquí podemos verlo en un rol mas dramático y hasta un poco depresivo, por lo cuál hay que reconocerle que al fin salga de su zona de confort -algo parecido a su actuación en Spanglish(2004)-.

Cabe destacar que la película cuenta con dos figuras de primer nivel como lo son Dustin Hoffman (quién interpreta al padre de Max) y Steve Buscemi. Desafortunadamente, estos actores son desperdiciados totalmente, pues no se les da el peso que merecen, y solo Dustin Hoffman tiene una escena importante de padre e hijo con Sandler.

El protagonista se ve envuelto en un problema que se hace más y más grande, sin embargo nunca se logra un verdadero momento de tensión o el sentir empatía con los personajes. Tiene algunas partes predecibles y es inevitable voltear a ver el reloj en más de una ocasión, pues la situación por la que pasa “Max” se va alargando hasta tener un desenlace forzado y un poco inconcluso.

Tal vez el problema del filme radica en que, el público entrará a la sala esperando reír a carcajadas, y lo más probable es que salgan un poco decepcionados. Contiene dos o tres momentos hilarantes por los líos en los que se mete cambiando de aspecto, pero de ahí en fuera, la historia se torna un poco lenta, y al final se siente una sensación de que algo faltó.

Lo bueno de Zapatero a tus zapatos, es que Adam Sandler se ha arriesgado a salir de su formula infalible, que aunque le ha dado ganancias en taquilla, también lo ha hecho el ganador indiscutible de los Razzies, premios que se otorgan a lo peor de la industria cinematográfica.

A continuación les dejamos un detrás de cámaras de la producción, está en inglés sin subtitulos, ¡que lo disfruten!