The Master: Todo hombre necesita un guía – Hollywood vs. la industria ignorada del cine

TM-H

Dirección: Paul Thomas Anderson

Reparto: Joaquin Phoenix, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams, Jesse Plemons, Rami Malek, Ambyr Childers, Madisen Beaty

The Master Todo Hombre Necesita un Guia

Freddie Quell es un veterano naval de la Segunda Guerra mundial  y a su regreso enfrenta las secuelas de una vida torturada por el alcohol y su pasado inconcluso. The Master: Todo hombre necesita un guía es la nueva película de Paul Thomas Anderson, cineasta reconocido por Petróleo sangriento, Boogie Nights y Magnolia.

Allegados a Thomas Anderson dijeron que en 2009, cuando ya llevaba cerca de 12 años cosechando la idea, empezó a escribir pero no tenía idea de cómo iba a ser o cómo iba a desarrollar la idea; inclusive, no sabía cómo la terminaría… pero eventualmente tomó la forma de lo que hoy conocemos como una película.

Anderson tomó secuencias inéditas de su guión de ‘Petróleo sangriento’, le añadió las historias que el actor Jason Robards le contó en el set de Magnolia y un toque de las historias de vida de John Steinbeck y L. Ron Hubbard. De este coctel resultó una historia de introspección, decadencia y sufrimiento, haciendo del filme un viaje interpersonal para quienes quieran ver el mundo desde la óptica de alguien harto de la vida.

La película pareciera contener la historia ordinaria de un veterano de guerra, pero lo que vemos a cuadro no son las torturas psicológicas de lo que le pasó a Freddie Quell en el bando de los aliados, sino que nos topamos con que su dolor se curte en la miseria de su pasado personal y en un alcoholismo irremediable, lo que convierte a Quell en un personaje que constantemente escapa de su realidad y de la vida que lo atormenta.

El reparto es como miel sobre hojuelas, destacando a Joaquin Phoenix, que después de haber realizado el falso documental “I’m still here”,  vuelve a su carrera actoral para interpretar a Freddie Quell, quien aparte de alcoholismo sufre de hipersexualidad, hasta el punto de caer casi en la perversión.

En la filmación se le permitió a Phoenix improvisar y bajó de peso considerablemente para la interpretación del personaje, lo que Anderson comparó con el nivel de compromiso que Daniel Day-Lewis demostró en Petróleo Sangriento.

Philip Seymour Hoffman es Lancaster Dodd, el director de ‘La causa’, un misterioso grupo de culto en el que Quell se sumerge para enfrentar sus problemas. Amy Adams realiza ahora a un papel mucho más serio alejada de los musicales –es la esposa de Dodd-.  Su reputación por esta película le da credibilidad.

En el ambiente cinematográfico se dice que este es un filme que refleja un pasaje de la vida del creador de la Dianética y la cienciología, pero Paul Thomas Anderson ha dicho que aunque tomó de referencia el carácter de Ron Hubbard para construir el personaje de Lancaster Dodd, este no es un filme biográfico del polémico escritor y creador de la cienciología.

En mayo del 2012 Thomas Anderson le mostró personalmente el filme a Tom Cruise, amigo del director y seguidor abierto de la cienciología, y se dice que el actor no estuvo de acuerdo con algunas partes del filme. Y es que más allá de si la película está basada o no en la vida de Hubbard, Philip Seymour Hoffman hace un trabajo impecable y muestra a un personaje que, no por ser dirigente de un culto, deja de ser un humano con gustos comunes, deseos y arranques de cólera.

La película es una crítica más al decrépito sistema americano, al falso sueño y esperanza de progreso. El retratar esta verdad incómoda quizás explique las pocas nominaciones y premios que obtuvo durante la pasada ceremonia de los Oscares, lo poco valorado que el filme ha sido en taquilla y el opacamiento de su promoción y estreno.

Jonny Greenwood, guitarrista y tecladista de Radiohead, compone el soundtrack del filme, una música totalmente adhoc para adentrarnos en las emociones de Quell y llevarnos de la mano con su introspección a lo largo de la cinta.

The Master se filmó en 65mm, formato que no se usaba comercialmente desde la utópica versión cinematográfica de Hamlet dirigida por Kenneth Branagh en 1996. Esto ha sido un logro para la estética del filme, con cuadros de bella proporción visual.

Clasificación: La película está lejos de ser vista por los reflectores y posicionarse como reconocida mundialmente, pero ojalá sea descubierta por quienes sepan valorar el trabajo y esfuerzo del equipo de quienes hicieron un filme fuera de una trama ordinaria hollywoodense.

Saludos maestros.

H.