Sueño de invierno: Introspección a la verdad incómoda

4

Título original: Kis uykusu

Dirección: Nuri Bilge Ceylan

Reparto: Haluk Bilginer, Melisa Sözen, Demet Akbag, Serhat Mustafa Kiliç

poster_winter_70x100_12novUn misántropo y actor retirado que vive al borde del exilio humano en su hotel perdido en medio de la tierra de Capadocia en Anatolia Turquía, se cuestiona a sí mismo cual es el motivo por el que los humanos deben seguir teniendo reciprocidad en un mundo donde todo se rige por el poder, tanto adquisitivo, social o personal.

La ganadora de la Palma de Oro en Cannes llegó a México con la anticipación de la 57 muestra internacional de cine de la Cineteca Nacional, pero su distribuidora ND Mantarraya la estrena oficialmente en el país el 18 de diciembre, donde recorrerá un circuito de exhibición del centro al resto de México.

De entrada debo decir que esta es una película difícil para el público ordinario, ya que presenta el reto intelectual de pensar junto con ella y adentrarnos a la psique de los personajes, que son completamente terrenales y ordinarios teniendo la virtud de cuestionar el mundo que nos rodea, una cinta digna de filosofar tanto en la butaca como al salir de ella.

Con una extensión de 196 minutos, Blige Ceylan muestra un filme claramente inspirado en pensadores universales y sus historias de dolor, clamor por la verdad y una duda constante a la inverosimilitud de la contrariedad en la vida humana. Claramente se citan dos trabajos en los que levemente se encuentra inspirada la cinta “La esposa” y “Excelentes personas” de Anton Chéjov. Otros autores en los que el cineasta tomó inspiración son Voltaire, Tolstoy y Dostoyevsky.

Para una persona que escribe desde el destierro personal y que en particular comparte la aversión de tener un mundo al borde del caos de la inmediatez y el absurdo imaginario de que todo es ‘comunicación social’ a través del los medios informáticos y la red computacional, se comparte la sincronía de esta visión que resulta totalmente actual en la distópica sociedad que nos precede.

Los paisajes que ofrece Anatolia y su invernal encrucijada nos remite al inconsciente de los personajes, que manifiestan su soledad, la pregunta de la constante al propósito de vivir y el porqué decidieron vivir la vida que llevan al momento.

2

Una película que invita a apreciar los silencios, las conversaciones interiores y los diálogos enérgicos del debate propio a cómo podemos ser antagonistas o héroes recíprocamente sin darnos cuenta o también con dolo. ¿Acaso hacemos el bien por el bien mismo, o lo hacemos porque queremos sentir la satisfacción de que podemos pavonearnos de nuestro éxito?

Sin necesidad de un soundtrack formal, la cinta utiliza la Sonata en A mayor D959 – Andantino de Franz Schubert en momentos clave solo cuando se requiere. Lo cual es una decisión inteligente por parte del cineasta turco ya que esto mantiene la tensión y la atención durante el largometraje de más de tres horas.

Bilge Ceylan ha manifestado que tuvo más de 200 horas de pietaje por lo que su primer corte duró alrededor de 4 horas y media, para lo que tuvo que trabajar en la edición final que dura 3 horas 15 minutos. Esta es la película de mayor duración que ha ganado la Palma de Oro en Cannes, la segunda cinta en lograr este galardón y causalmente el premio enmarca el centenario del comienzo del cine en Turquía.

Clasificación: Esta cinta atrapa a quien la observa –ojo es distinto a mirar, ver u observar– como comentario personal, puedo decir que la vi un domingo a las 11 de la mañana y lejos de dormirme o aburrirme me cautivó por completo, se pudiera pensar que por ser cine de autor la sala hubiera estado vacía, pero tuvo audiencia que logro medio llenar el lugar y no lo abandonó hasta comenzados los créditos.

 

If Winter comes, can Spring be far behind?  Percy Bysshe Shelle

 


Saludos de invierno.