El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos – Un adiós a Tolkien en el cine

 

THE-HOBBIT-BOTFA-H

Dirección: Peter Jackson

Reparto: Luke Evans, Evangeline Lilly, Benedict Cumberbatch, Richard Armitage, Cate Blanchett, Orlando Bloom, Martin Freeman, Ian McKellen

Entre 2007 y 2008 se anunció el “retorno del rey” Peter Jackson volvía al mundo que ingenió John Ronald Reuel Tolkien en forma literaria para ser reformulado en celuloide. Ya que la trilogía de El Señor de los Anillos arrojó millones por todo el mundo, esta era una nueva oportunidad para New Line Cinema de no desaprovechar la precuela del autor inglés y explotar una vez más la mina de oro que se nutre de nerds, geeks, fans y demás frikies del mundo fantástico.

Siete años después llega el fin de este nuevo comienzo épico en la filmografía de Jackson, quien junto con el estudio convirtió de un libro de mucho menor grosor que el primer tomo de El Señor de los Anillos, en una trilogía que originalmente debió solo ser dividida en dos partes, pero bueno, todo sea por lograr más billetes verdes.

La aventura de Bilbo Bolsón está por terminar, pero antes la compañía de enanos entusiastas reclaman la montaña de Erebor donde su líder Thorin Escudo de Roble se proclama rey y la codicia le nubla al encontrar todo el oro que el dragón Smaug tenía bajo su poder. Esta misma sed de riqueza les embarga a orcos, enanos, elfos y humanos, comenzando la guerra que enmarca el epílogo de esta trilogía.

Para los fanáticos y entusiastas este será un agasajo visual que curte la mano de Jackson con sus ya experimentadas secuencias de acción aplicadas en la trilogía anteriormente realizada, pero siendo realistas y sinceros, hasta los más amantes del libro y este mundo fantástico, dividir un libro en tres partes fue más una estrategia de mercadotecnia que una decisión sabia ya que se siente la falta de consistencia en la narrativa y más como un pretexto para hacer secuencias de larga acción por doquier.

Aparte Jackson se toma libertad creativa como para modificar algunos de los acontecimientos que Tolkien inmortalizó en el libro homónimo, asunto que algunos puristas descalifican y someten a lupa crítica con severidad.

Fuera de las controversias la película cuida perfectamente la producción, y no era para menos ya que se realizó con un presupuesto de $250 millones de dólares y tuvo como locaciones –nuevamente– la tierra natal del cineasta: Nueva Zelanda.

Como dato curioso, el realizador Guillermo del Toro, permanece en la nómina de la cinta como guionista y consultor del proyecto, originalmente del Toro era quien estaba contratado para dirigir las cintas, pero dejó el proyecto en etapa de desarrollo debido a que no había una fecha definitiva para arrancar la producción.

Clasificación: Solo para iniciados en el mundo de la Tierra Media, ya siendo el último estirón de esta trilogía, ahora nos queda pensar… ¿Qué será del futuro de Peter Jackson en el mundo del cine? Habrá que seguirle los pasos peludos de hobbit de cerca con amplia incertidumbre y asombro.