Rush: Pasión y Gloria y Rnn Rnnn Rrrnnnnn

Rush
Yo fui un niño sin recámara propia, pasé mi infancia durmiendo en el cuarto de la tele, por lo que ir a casa de mis amigos y encontrarme sus cuartos con las paredes tapizadas con recortes de revista era algo que me llamaba mucho la atención. La Pandilla, Farrah Fawcett y autos de Fórmula 1 eran imágenes habituales en las habitaciones de los jóvenes durante la década de los 70. Me tocó escuchar mucho el nombre de Niki Lauda, pero como yo no fui mucho de carritos jamás me interesé en su historia… hasta ahora.

Rush: Pasión y Gloria es una película que nos recuerda que los 70 fueron algo más que música disco y zapatos de plataforma. Cuando la escena de las carreras automovilísticas estaba protagonizada por chicos malos, Niki Lauda apareció para robarse la atención y los trofeos. Con una personalidad más bien reservada y un nulo aprecio por la delicadeza a la hora de decir lo que pensaba, Niki logró sacar lo mejor de sí mismo motivado por la rivalidad con un carismático antagonista: James Hunt.

Técnicamente hablando

Es un disfrute tratar de reconocer a los actores contemporáneos en una película tan bien ambientada. Peinados, maquillaje, vestuario… hasta el acabado final de la imagen parece venir directamente de la época del Crucero del Amor. Lo único que los delata es que en aquellos años la gente que hacía ejercicio no se inflaba con licuados.

El Siglo XXI también se hace presente en la técnica con la que se narran las carreras. Para meternos en el casco del piloto (literalmente) el director coloca la cámara en lugares pequeños y poco comunes, algo que Youtube nos ha acostumbrado a ver desde la aparición de las cámaras GoPro. Que si la cámara en el pedal, que si en el amortiguador, que si en el tornillo de la espiroqueta. La edición convierte a la película en una bomba que por momentos hace que nos olvidemos de la historia. Para ponernos en contexto, títulos con tipografía y colores de la época nos recuerdan qué rayos es lo que estamos viendo.

De qué trata la historia

En el circuito de las carreras de Fórmula 1 aparecen simultáneamente dos corredores con estilos muy diferentes. El sobrio y disciplinado Niki Lauda rivalizando con el parrandero y arriesgado James Hunt. La determinación de ambos pilotos por ganar el campeonato los lleva a arriesgarse en un deporte en el que un error les puede costar la vida. Un terrible accidente en la pista cambia para siempre la vida de uno de estos personajes, para reescribir lo que fue una de las más intensas historias en la F1.

Rush: Pasión y Gloria

Diagnóstico final

Yo no soy fan de las carreras de autos y los personajes de la película me parecieron algo pesados, sin embargo al salir del cine me sorprendí calculando con precisión las curvas y murmurando para mis adentros la onomatopeya de los motores: rnn, rrnnn.

Rush: Pasión y Gloria

  • Director: Ron Howard
  • Actores: Chris Hemsworth, Daniel Brühl, Olivia Wilde
  • Para los chicos: Olivia Wilde con el look de Farrah Fawcett
  • Para las chicas: Thor naked
  • Lo no tan padre: Con tal de cumplir con la “historia real”, de pronto se muestran hechos y personajes que parecieran no venir mucho al caso con la trama.
  • Lo mejor: No hay trucos sentimentalistas hollywoodenses. La historia se cuenta tal y como sucedió.
  • Sorpresa gore: Hay un accidente fuerte y se muestra.
  • Recomendaciones adicionales: Si no conoces la historia de estos dos pilotos, evita ver los trailers. El drama guarda bastantes sorpresas por si mismo.