Reseña: Total Recall (2012)

Dirección: Len Wiseman

Reparto: Colin Farrell, Kate Beckinsale, Jessica Biel, Bryan CranstonBokeem Woodbine, Bill Nighy, John Cho

Pasar revista a una película que es un remake presenta una dificultad diferente a cuando hablamos de filmes totalmente originales e incluso de secuelas.

Para lograr obtener una imagen clara, es necesario ajustar todos los lentes con los que se mide un filme así. Podemos comenzar quitándonos el estigma de la nostalgia. Es cierto que con el paso del tiempo aprendemos a ser cómplices de nuestras memorias, a ver con mejores ojos lo que en su momento juzgamos como inaceptable.

Tengo que admitir que horas despues de la haber visto la película estuve indeciso sobre como atacar este problema, sin embargo, encontré la causa de mi confusión: Total Recall (2012) no es un remake de Total Recall (1990), es una re-adaptación del cuento de Philip K. Dick, “We can remember it for you wholesale”.

No puedo negar que conforme se desarrollaba la acción en la pantalla yo trataba de anticipar la siguiente escena, escuchar uno de los famosos one-liners de Arnold Schwarzenegger o ver alguno de los extraños personajes de la versión de Verhoeven, como a Thumbellina, sin embargo, esos elementos fueron adaptados a la obra de Dick y son mas un producto de 1990.

Sería justo decir que tanto Wiseman como Verhoeven utilizaron el cuento de Dick como los niños usan las plantillas para colorear por número. Wiseman utilizó diferentes colores que Verhoeven pero, al final, los dos colorearon el mismo dibujo.

Quiero decir que tanto Verhoeven como Wiseman tomaron de Dick una idea, un concepto, y lo poblaron con sus propias creaciones y tanto Wiseman como Verhoeven cuentan una historia similar en lo general pero completamente diferente en lo especifico.

Dicho esto, creo que es justo detener las comparaciones con la versión de Verhoeven de tajo y hablar de la obra de Wiseman y sus meritos.

Total Recall se desarrolla en dos locaciones principales, la UBF y la Colonia, en la UBF están concentrados los ricos, el gobierno y el trabajo, en la Colonia están los trabajadores, los desempleados y la pobreza. La UBF son las islas Británicas mientras la Colonia es, básicamente, Australia y las regiones están comunicadas por un agujero en la tierra y a través de ese agujero viajan diariamente los trabajadores a sus empleos.

Douglas Quaid es infeliz en su trabajo, no tiene opciones para avanzar y no puede salir. Esta casado con una hermosa mujer, Lori, interpretada por Kate Beckinsale y es, simplemente miserable.

Durante un viaje a la UBF Quaid ve un comercial de Rekall y siente curiosidad, acaba visitando el lugar y, tras un terrible accidente (o no), comienza una larga persecución (o no), que acabara poniéndolo (o no) en el centro del conflicto entre los trabajadores y su gobierno opresor.

O simplemente esta viviendo dentro de su propia mente y su cuerpo sigue en Rekall, incapaz de regresar de sus “vacaciones” implantadas.

Wiseman logra plantear un mundo futurista digno de Dick, un mundo donde la tecnología y la decadencia conviven en los barrios bajos y los placeres son un lujo que no todos pueden disfrutar. Las escenas de acción son, en su mayoría, bien logradas y entretenidas aunque podríamos encontrarlas predecibles.

Lo que pasa por desapercibido es su música, la cual carece de un leitmotiv y no logra conectarnos con el personaje principal. Fuera de ese detalle y entrando a la materia visual, el filme es un excelente deleite estético para lograr la distopía, hace honor a filmes como Blade Runner y (¿porque no?) a El Quinto Elemento, dándonos una sensación de un futuro no muy lejano ya dispuesto a alcanzarnos.

Contrario a lo que Wiseman nos tiene acostumbrados en Underworld, en Total Recall encontramos una abundancia de tomas abiertas, paisajes urbanos y, desgraciadamente, lens flare.

Colin Farrell falla como actor dramático, falla tratando de interpretar a un “hombre cualquiera” y es genuinamente aburrido durante toda la película. Kate Beckinsale y Jessica Biel sobresalen más por el contraste con Farrell que por virtudes propias.

A Wiseman se le nota su respeto al filme de Verhoeven, haciendo tributo en pequeñas pero claras ocasiones al filme de los noventas. Tan es así que las líneas en el momento preciso (La escena con la prostituta de 3 senos) son exactas al filme original, y al cruzar la frontera de la colonia hacia la UBF, también sentiremos que hay un deja vu con el filme de Schwarzenegger.

En general la película es entretenida, bien llevada y, para los que no saben que al final el dibujo coloreado es un unicornio, encontrarán un par de sorpresas muy agradables en el desenlace de esta historia.

Para los demás, los que ya hemos visto a ese unicornio, nos queda el consuelo de que es uno bien coloreado, sin salirse de las lineas, aunque Wiseman no haya utilizado los colores mas adecuados.


H y Jorge K. Guerra