Marte, un escenario común en la ciencia ficción

Marte ha sido uno de los planetas preferidos para lugar de las historias de ciencia ficción. Total Recall o El Vengador del Futuro, como su nombre en español, es una película basada en un libro cuya historia futurista señala la posibilidad de colonias de humanos en el planeta rojo.

Todo este auge de Marte que bien ha estado en ascenso y en picada en diferentes tiempos de la historia, comenzó en 1877 cuando Giovanni Virgilio Schiaparelli notó que Marte contaba con dos satélites y que en la superficie parecía haber líneas marcadas que llamó canales o cauces. Debido a la traducción de los textos originales a los otros idiomas, se interpretó que eran canales artificiales, estimulando la creencia de que había seres inteligentes en dicho planeta. Más adelante en la historia, en 1895, Percival Lowell, astrónomo norteamericano, escribió en su libro Mars, que “Marte estaba habitado por seres inteligentes pero se encontraba en vías de desertización. Para poder sobrevivir los marcianos se veían obligados a construir gigantescos canales para transportar el agua desde las capas de hielo de Marte hasta las zonas agrícolas (manchas oscuras) de las regiones más cálidas, y hasta las ciudades (oasis).”

Este libro ganó popularidad y muchas de las personas le creyeron. ¿Quién si no marcianos habían construido esos canales en la superficie marciana?
Poco después, Herbert George Wells sacó su libro La Guerra de los Mundos, en la que unos marcianos gigantes de tres pies invaden la Tierra en búsqueda de un nuevo planeta por habitar.

Historia breve de Marte en la literatura

En esa época de finales del siglo XIX hubo más literatura que hablaba de marcianos. Por mencionar otros dos que fueron representativos de la época; A través del Zodiaco (1880) por Percy Greg y Viaje a Marte (1894) por Gustavus W. Pope.

Es importante reconocer que hay más de dos obras escritas por cada década de la historia cuyos personajes viajan, viven, construyen civilizaciones en Marte, o tienen interacciones con marcianos. Para los años treinta, las historias acerca de llegar a Marte ya estaban un tanto trilladas, por lo que su enfoque cambió a Marte como un paisaje extraterrestre.

Al comenzar 1965, casi 100 años después de que Schiapareli, las sondas espaciales Mariner y Viking demostraron que los canales eran una ilusión y que la atmósfera marciana es en realidad hostil para la vida como la conocemos. Para los setenta, las ideas de los canales y sus civilizaciones antiguas tuvieron que ser abandonadas, creando otra tendencia en la ciencia ficción de las historias que involucran al planeta rojo.

Después del Mariner

Un tema en particular, en especial entre los escritores norteamericanos, es el de una colonia marciana peleando por independizarse de la Tierra. Esto aparece en El Planeta Rojo de Heinlein y es un elemento de suma importancia en el libro de Greg Bear Moviendo a Marte, la trilogía Marte de Kim Stanley Robinson y los libros de S.C. Sykes. Es también parte de la historia de El Vengador del Futuro (Total Recall) y las series de televisión Babylon 5.

Después de las misiones de Mariner y Apollo, el subgénero de historias realistas acerca de una expedición a Marte dejó de estar de moda, posiblemente porque el programa Apollo que llegó a la Luna no prosiguió hacia Marte. Sin embargo, a principios de los noventa hubo un pequeño auge de novelas realistas acerca de expediciones al planeta rojo.

En las películas y la televisión (1990- 2012)

  • El Vengador del Futuro (1990). Basada en una historia de Philip K. Dick, Marte fue previamente habitada por una raza de alienígenas antiguos que crearon una máquina para producir atmósfera similar a la de la Tierra.
  • Armitage III (1994). Un anime de Hiroyuki Ochi.
  • RocketMan (1997). Una misión a Marte que dura 8 meses.
  • La Dimensión Desconocida- ¿Podría el verdadero marciano pararse por favor?. Un marciano se infiltra en un grupo de humanos, intentando lograr colonizar a la Tierra.
  • Cowboy Bebop (1998). El protagonista es nativo de Marte.
  • Misión a Marte (2000). Una aventura acerca de una misión de rescate de la primera misión al planeta, que terminó en un desastre misterioso y catastrófico.
  • El Planeta Rojo (2000). Un grupo de astronautas intentan hacer a Marte habitable para los seres humanos.
  • Fantasmas de Marte (2001).  Se usa como escenario de una película previa (Asalto en el precinto 13).
  • Avenger (2003). Serie de anime post- apocalíptica en la cual Marte se presenta como el único planeta colonizado después de la destrucción de la Tierra.
  • Los Transformers: Armada (2003). Un episodio en el que los protagonistas visitan al planeta buscando a Mini- Con.
  • Náufragos (2004). Aventura acerca de la primera misión tripulada por hombres que llegan a Marte, quedándose varados en la superficie del planeta.
  • Odisea del Espacio: Viaje a los planetas (2004). Es una serie estilo documental acerca de un viaje científico espacial de la nave Pegaso. Marte fue uno de los primeros planetas que visitaron.
  • Doom (2005). Un grupo de infantería naval son enviados al planeta rojo a través de un portal marciano antiguo .
  • John Carter (2012). Una película re imaginando las historias de Edgar Rice Burroughs (1912- 1943).

También hay unas tantas películas que hacen mención del planeta rojo o de seres provenientes de ahí mismo. Existe tanto en el cine como en los comics, los videojuegos, juegos de rol y ha permanecido en la literatura desde el sigo XIX.

Puede deberse a que es uno de nuestros planetas vecinos, pero también es cierto que sus placas de hielo en los polos le dan en nuestra mente la posibilidad de que haya agua debajo y que sea posible la vida. Sin embargo, las tormentas de arena y la atmósfera, que aunque son tan similares a los desiertos que tenemos en nuestro planeta, distan mucho de ser un ambiente amigable para la vida humana.

La ciencia ficción toma a este planeta, desde sus primeras observaciones, como un escenario que sueña en paraderos más allá de la Tierra, dejando que soñemos en posible vida en ese planeta antes de nosotros o en un futuro donde podamos construir si la Tierra es destruida. Es pues, en mi opinión, un símbolo de esperanza de que no estamos solos nuestro Sistema Solar y últimamente en el Universo.