Man of Steel: ¿Podrán Snyder, Nolan y Goyer rescatar al Hombre de Acero?

Henry Cavill como Superman en Man of SteelSuperman viene con el ego golpeado. Su último intento de ganarse el corazón de los cinéfilos fue un rotundo fracaso, a pesar de contar con un elenco prometedor (Kevin Spacey, James Marsden, Frank Langella) y con Bryan Singer (The Usual Suspects, X-Men, X2) como jefe del proyecto.

Podríamos pensar que el rol de Superman le quedó grande al novato Brandon Routh o que Kevin Spacey no fue el mejor Lex Luthor, sin embargo, decir eso seria engañarnos: El problema no está en los actores, está en el enfoque.

En el afán de dar realismo a un extraterrestre con buena voluntad lo convirtieron en un blandengue padre primerizo que está más cerca de las lágrimas que de explotar sus habilidades sobrenaturales al máximo; buscando convertir la historia de Superman en un drama familiar le robaron de su principal atractivo: Superman es un héroe de acción, uno tan poderoso que deberíamos estarle agradecido que ha decidido usar sus poderes para el bien. Es Godzilla con buenas intenciones y en su lugar nos dieron a un Milhouse volador.

Tan duro fue el golpe en taquilla que les tomo seis años siquiera poder considerar un nuevo filme para la franquicia y, aun asi, podríamos estar seguro que de no haber logrado captar el interés de Christoper Nolan (que será uno de los productores), David S. Goyen (uno de los escritores) y Zack Snyder (director, 300, Watchmen, Sucker Punch) probablemente el proyecto hubiera naufragado otros cuantos años mas.

Ha pasado ya muchos años desde que Hollywood comenzara a ver el lado lucrativo de los comics y sus superhéroes en la pantalla grande, sin embargo, fue hasta hace relativamente poco que encontró lo que parece ser la formula adecuada: Tratar de impregnar, tanto como sea posible y un poco mas, de realismo al superhéroe.

Christopher Nolan ha sacado provecho de esa estrategia con su serie de Batman, en donde todo el humor inocente de la serie de Adam West y el humor negro de las producciones de Tim Burton han sido aniquiladas en la búsqueda del más absoluto drama de ficción. El espíritu burlón del Guasón, los puns del Pingüino, la locura frenética del Acertijo y demás exageraciones que en el mundo del comic abundan libremente, en la serie de Nolan simplemente no tienen lugar, algo que funciona perfectamente para Batman. Al final del día todos los personajes del mundo de Batman son irremediablemente humanos. El reto mas grande que tendrá Nolan será darle profundidad a Ra’s al Ghul y su Lazarus Pit.

David S. Goyer ha sido responsable de tratar de consolidar los guiones de múltiples superhéroes en su viaje a la pantalla grande, incluyendo la trilogía de Blade, la próxima a completarse trilogía de Batman y la segunda parte de Ghost Rider (Spirit of Vengeance) y dentro de los próximos estrenos tiene en puerta Man of Steel, el regreso de Superman a las salas de cine.

La pregunta que nos hacemos todos es si podrá este trio de ases llevar nuevamente al estrellato a este superhéroe de mallas azules.

A su favor tienen el trabajo de Zack Snyder y la reputación que sus Watchmen le han ayudado a construir con respecto a dar cierto realismo a una historia netamente fantástica, en especial el asunto del Dr. Manhattan y su integración en la historia. Snyder arrancó la producción de Man of Steel regalándole a los seguidores de Clark Kent una enorme cantidad de material para controversias simplemente con su elección en el Casting: Henry Cavill, Britanico, interpretara al héroe americano por excelencia, Superman. Amy Adams (The Muppets, The Fighter) será Lois Lane, Russell Crowe (Gladiador) interpretará a Jor-El,  Laurence Fishbourne (Matrix) como Perry White, Editor en Jefe del Diario el Planeta y para rematar Kevin Costner y Diane Lane como Jonathan y Martha Kent, los padres adoptivos de Clark Kent.

Para nosotros los espectadores no queda mas que esperar, frotándonos las manos como el Sr. Burns, ansiosos por descubrir si el equipo de Zack Snyder podrá o no darle una nueva vida a la franquicia del hombre de acero o si, como muchos nos tememos, éste será otro ejemplo de como Hollywood digiere un proyecto vibrante, lleno de acción y regurgitará un pastoso drama clasificación A, para toda la familia.

Jorge Guerra