Y el Oscar va para….Los pronósticos para la academia 2012

Estamos a sólo unas horas de la 84ª. Entrega de los Premios “Oscar” de AMPAS. En todo el mundo se hacen especulaciones, se corren apuestas y los críticos intercambian los pros y los contras de cada nominado para dilucidar en manos de quién quedará la estatuilla de cada categoría.

Tomando como base una combinación de variables, tales como respuesta del público, referentes de crítica especializada, efervescencia mediática, tendencias de entregas anteriores y valores propios de cada nominado, me permito compartir no mi lista personal de favoritos sino la de PRONÓSTICOS para este domingo, aunque es cierto que hay muchas coincidencias entre los unos y los otros (Y es que una cosa es LO QUE UNO quiere que sea, otra LO QUE DEBIERA SER y otra, la que finalmente ES)

 

MEJOR PELÍCULA: “THE ARTIST

Aunque en la categoría de “Mejor Película” bien podría identificarse como una de las más reñidas en la historia de los Premios de la Academia, el devenir de la crítica y el correr de la opinión pública apuntan a que “The Artist”, “Hugo” y “Extremely Loud & Incredibly Close” son las que tienen mayores posibilidades y de entre estas, sin duda, la que ofrece una propuesta más significativa en cuanto a argumento, progresión, desarrollo de personajes y presentación en pantalla (montaje silente y en blanco y negro) es “The Artist”.

“The Artist” es una película “sobre hacer películas” (siguiendo la tradición de “Rosa Púrpura del Cairo”, “8 ½”, “Ed Wood” y tantas otras) con trama ubicada en el Hollywood de los años 20 en la que se narra cómo la llegada del sonido al cine afectó las carreras de unos y catapultó las de otros (Cualquier parecido con “Cantando bajo la lluvia” es mera coincidencia… espero)

Curiosamente, esta producción francesa es un homenaje a la época dorada del cine hollywoodense, mientras que la película estadounidense “Hugo”, su principal competidora -por el perfil temático en sí- puntualiza los inicios del cine en Francia.

Ninguna de las dos se ha ubicado como éxito rotundo de taquilla, aunque se debe señalar que “Hugo”, con un presupuesto de 170 millones de dólares, sólo ha recaudado 105, mientras que “The Artist”, que se realizó con modestos 12 millones, lleva un ingreso de casi 60. Este + / – monetario se sustenta, al decir de los conocedores, en que el público tiende cada vez menos a la nostalgia y se deja llevar por los embates de las nuevas tecnologías aplicadas al cine de mero entretenimiento, no al de reflexión.

Esencialmente, salvo que las votaciones (¿o intereses?) den un giro a la decisión final, “The Artist” y “Hugo” compiten por el Oscar no sólo con su calidad en manufactura sino, también por su capacidad de tocar a fondo la sensibilidad de los involucrados que, con el corazón apachurrado, emitan su “a favor” por el recuerdo de un cine y un Hollywood que conocieron y que ya no volverá, más que en destellos como estos.

Todas las películas nominadas son una flecha directa al corazón y con alto contenido lacrimógeno. Ojalá de verdad la decisión se tome a partir de un análisis general cualitativo y no sólo considerando cuál exigió mayor aguante o, en su defecto, generó más llanto.

 


MEJOR DIRECTOR:  MICHEL HAZANAVICIUS POR “THE ARTIST”

Para la categoría de “Director” encontramos a un abanico de estilos tan variado como contrastante. Desde un Alexander Payne con “The Descendants” hasta un Martin Scorsese con “Hugo”, pasando por Woody Allen y su “Midnight in Paris”, el perfeccionista Terrence Malick con “The Tree of Life” y Michel Hazanavicius de la ya referida “The Artist”.

La ventaja de Hazanavicius, quien en Europa ya se mueve como pez en el agua, gozando de prestigio como director, actor y guionista, es la carga de nominaciones y premios que ha conseguido con este trabajo que, en una muestra de valentía y arrojo, irrumpe en silencio y monocromo en un espectro de cintas de espectacularidad en producción sonora y colorida.

Al día de hoy, además de las nominaciones al “Oscar”, ha tenido consideraciones en los “Independent Spirit Awards”, el Festival de cine de Cannes y los “Globos de Oro” donde, por cierto, ganó en el rubro de “Mejor Película” mientras que en el Festival de Cine de San Sebastián se llevó el “Premio del Público”.

Hazanavicius tiene un toque fresco, deconstructivo, con potencial de impacto inherente en la audiencia. Explora el ego y alter ego de sus personajes y conjuga situaciones y acciones en montajes impecables que permiten fluir la trama en forma tal que la percepción del tiempo y el espacio se congelan durante la revisión del material.

La tiene difícil. Son muchos grandes monstruos del cine contra él. Pero todo puede pasar.

 

MEJOR ACTOR PROTAGÓNICO: GEORGE CLOONEY POR “THE DESCENDANTS”

Aunque todos en México vamos a estar cruzando los dedos para que la estatuilla quede en manos de Demián Bichir por su brillante actuación en “A Better Life”, las veletas apuntan a que el destinatario sea Jean Dujardin (“The Artist”) o George Clooney (“The Descendants”)

Particularmente, creo que podría ser Clooney porque, además de que tiene ya un historial de marcada presencia en estas lides, al fin ha dado un giro a la línea de papeles que había venido interpretando. Esta vez, más que líder u hombre fuerte, personifica a Matt King, un hombre de familia cuya carga laboral lleva a su matrimonio a la monotonía y al casi desconocimiento de sus propias hijas.

En esta historia dramática, basada en la novela homónima de Kaui Hart Hemming, Clooney explora una veta actoral que o tenía muy bien guardada o ni siquiera él conocía. Sin embargo, la aprovecha muy bien y consigue convencer enrolado en el hombre confuso, desilusionado, extraviado y arrepentido por sentir que ha vivido una vida haciendo las cosas en forma incorrecta.

Esta noción de “reto” es un punto a favor para Clooney, aunque no hay que perder de vista a Dujardin ni a Bichir, porque son los que le siguen más de cerca.

 

MEJOR ACTRIZ PROTAGÓNICA: VIOLA DAVIS POR “THE HELP”

Entre una tibia Michelle Williams (“My Week with Marilyn”), una escueta Rooney Mara (“The Girl with the Dragon tattoo”), de una impactante pero poco novedosa Meryl Streep (“The Iron Lady”) y de una magistral Glenn Close que repite la fórmula de la persona que disfraza su género para enfrentar situaciones adversas (“Albert Nobbs”) –recordar a Julie Andrews en “Victor Victoria”, Robin Wlliams en “Mrs. Doubtfire”, Barbra Streisand en “Yentl” y Dustin Hoffman en “Tootsie”, por referir unos cuantos-, destaca una cálida, pertinente, discreta e intensa Viola Davis en su papel de Aibileen Clark (“The Help”)

Luego de una larga trayectoria de Davis incluye papeles sin crédito en películas como “Traffic” y “Kate & Leopold”, secundarios en “Far from Heaven”, “Antwone Fisher” y “Solaris” y coestelares como en “Doubt”, donde interpretó a una religiosa que, a pesar de casi no aparecer en pantalla, impactó tanto que le granjeó nominaciones al Oscar y al Globo de Oro como actriz de reparto, entre otros reconocimientos.

Davis ha madurado y se incorpora a las grandes ligas dando batalla con esas variables a su favor: ser una propuesta relativamente “nueva”, su capacidad de mover sus interpretaciones de un extremo a otro del espectro histriónico y, según muchos, la de ser de raza negra, ya que los tiempos que corren y a ya muchos años de haber visto a Halle Berry en el pódium de ganadores, el imaginario y la OP esperan el ascenso de una actriz “de color” recibiendo la estatuilla.

 

 MEJOR ACTOR DE SOPORTE: CHRISTOPHER PLUMMER POR “THE BEGINNERS”

Ni Brannagh, ni Hill, ni Nolte, ni Von Sydow… ¡Christopher Plummer merece llevarse el Oscar al Mejor Actor de Soporte por su desempeño pulcro, casi artesanal, en “The Beginners”.

Este actor canadiense tiene ya un largo historial de aciertos en su carrera, incluyendo las recientes “Syriana” de Gaghan, “El nuevo mundo” de Malick, “The Imaginaiurm of Doctor Parnassus” de Gilliam y “The Girl With The Dragon Tattoo”, de Fincher… pero en este filme (“The Beginners”) ha logrado conjugar experiencia y técnica con una línea propositiva que ha llamado la atención de los críticos, quienes se han referido a él como el “actor que se reinventa a sí mismo en cada interpretación”.. Comentarios como ese suelen ser muy tomados en cuenta por quienes toman las decisiones finales.

 

MEJOR ACTRIZ DE SOPORTE: OCTAVIA SPENCER POR “THE HELP”

De nuevo sale a relucir “The Help” como una de las películas con mejor conjugación actoral. Particularmente en esta categoría están nominadas dos actrices de ese filme: Jessica Chastain y Octavia Spencer que, al decir de muchos, se “comerán vivas” a Bérenice Bejo (“The Artist”), Melissa McCarthy (“Bridesmaids”) y Janet McTeer (“Albert Nobbs”)

Sin embargo, ya entre ellas dos, no hay vuelta de hoja respecto a la calidad de Spencer. Esta actriz, directora, productora y guionista, quien dejó huella en la TV por su papel en “Ugly Betty” y ahora en cine por su tierna y graciosa Minny Jackson de “The Help”, ha sido acreedora de Globo de Oro, reconocimientos por BAFTA y del Sindicato de Actores, lo cual plantea una buena antesala para la entrega del Oscar este domingo.

 

MEJOR PELÍCULA ANIMADA: “RANGO” DE GORE VERBINSKI

Aunque mi favorita es “Chico & Rita”, de Fernando Trueba y Javier Mariscal, debo reconocer que pese a que las otras nominadas tienen a favor carretadas de ingresos en taquilla (Ejemplo: “Puss in Boots” y “Kung Fu Panda 2”), la que parece apuntar al Oscar a Mejor Película Animada es “Rango”, de Gore Verbinski (“El Aro”, “Piratas del Caribe”), que ya fue aclamada y premiada en la 39 Entrega de la Asociación Internacional de Filmes Animados.

“Rango” combina en forma balanceada personajes atractivos y alta identificación con el espectador, una historia que promueve valores universales como la amistad y la búsqueda de identidad; secuencia divertidas, animación muy bien lograda y elevada dosis de imaginación, todo teniendo como marco el viejo oeste, logrando un conjunto por demás entretenido, ameno y sorprendente.

A lo largo de la trama, en la que por cierto se hace un sinnúmero de alusiones a filmes clásicos del género western, comenzando por tener como protagónico a un “héroe circunstancial” casi inexpresivo –tipo Eastwood o Wayne-, se puede apreciar el despliegue técnico de ILM: los modelados y detalles de los elementos en pantalla son por demás impresionantes y “realistas” en cuanto a volúmenes, texturas, colores, sombreados, etc.

Verbinski consigue un aporte valioso al cine de “animación” y tal vez sea precisamente eso lo que le valga el reconocimiento de la Academia.

 


MEJOR CINEMATOGRAFÍA: EMMANUEL LUBEZKI POR “THE TREE OF LIFE”.

No hay duda. Quien merece llevarse el Oscar a la mejor cinematografía es nuestro compatriota Emmanuel “El Chivo” Lubezki quien ha desarrollado una impresionante trayectoria hollywoodense, luego de sentar en México precedentes tan importantes como fotógrafo, productor y director.

En su haber están Arieles por sus trabajos en “Como agua para chocolate”, “Miroslava” y “Ámbar” y en la “casa del Oscar” ha estado nominado en cinco ocasiones por sus colaboraciones en “A Little princess”, “Sleepy Hollow”, “Children of Men”, “The new world” y, ahora, “The Tree of life”.

Ya le toca.

 

MEJOR PELÍCULA DE LENGUA EXTRANJERA: “A SEPARATION”.

En “A separation”, guión y montaje se conjugan perfectamente para ofrecer una trama tan bien llevada que resulta envolvente, cadenciosa, que nos lleva de principio a fin en una progresión emocional.

Se trata de una conmovedora historia de producción Iraní en la que el matrimonio formado por Simin y Nader, quienes deciden abandonar Irán para ir tras la búsqueda de una vida mejor para su hija.

En un giro del destino, el padre de él resulta diagnosticado con alzheimer, lo cual le hace sentir la obligación moral de quedarse. Ella, frustrada, solicita el divorcio y opta por mudarse a casa de sus padres. A partir de esta separación, los tres personajes –padre, madre e hija- enfrentan situaciones que dan vuelco a sus vidas hacia un camino largo, sinuoso y cargado de aprendizajes.

Esta película ya ganó como mejor película del año en los “Asia Pacific Screen Awards” y el Globo de Oro como película extranjera. En de esperarse que “Bullhead” (Bélgica), “Footnote” (Israel), “In Darkness” (Polonia), “Monsieur Lazhar” (Canadá), poco puedan lograr ante ella.

 

MEJOR GUIÓN ORIGINAL: “MIDNIGHT IN PARIS”.

“Midnight in Paris”, la película más reciente de Woddy Allen, ha logrado unificar los comentarios positivos del público y de la crítica, no sólo por el montaje general y las actuaciones sino, también, la narrativa impecable y eso es, precisamente, lo que la perfila como ganadora de esta categoría: Guión Original.

La historia de Gil, un guionista de películas mediocres que aspira a vivir en París y ser novelista bohemio para emular a su admirada Generación Perdida, e Inez, la prometida de éste, que busca una vida convencional instalada en los Estados Unidos, se presenta como un ejemplo clarísimo de lo que es la perfecta aleación de una escritura ligera en fondo pero intensa en fondo; un recordatorio de que no todo lo profundo es aburrido y no todo lo divertido tiene que ser superficial.

Sigue la tradición “Allenesca” de “Rosa Púrpura del Cairo” y “Hanna y sus Hermanas”. Un guión que, además de “verse” en su producto final (la película) debiera leerse en su versión escrita porque, de verdad, es una joyita.

Edui Tijerina Chapa