Los Ilusionistas: La magia como un acto de fe.

LI-H

Los Ilusionistas
Título original: Now you see me (2013)
Director: Louis Leterrier
Escritores: Ed Solomon, Boaz Yakin y Edward Ricourt (Libro cinematográfico) Boaz Yakin y Edward Ricourt (Historia)
Con: Jesse Eisenberg, Mark Ruffalo, Woody Harrelson, Morgan Freeman y Michael Caine, entre otros.

Bien lo dice el lema de la película: Nada es lo que parece. La anécdota nos muestra a un agente del FBI y una detective de la Interpol en el seguimiento de un grupo de ilusionistas que cometen atracos bancarios durante sus actuaciones y recompensan a sus audiencias con el dinero, para averiguar cómo lo hicieron. Pero la historia va más allá, ofreciéndonos un gran desplante de actos ilusionistas que nos mostrarán la manera de su ejecución y la espectacularidad de la parafernalia propia de esos actos.

Cuatro magos (Jesse Eisenberg, Woody Harrelson, Isla Fisher y Dave Franco) responden a una extraña llamada que los lleva a formar un grupo denominado Los Cuatro Jinetes ya que por su lado, aunque excelentes,  no habían logrado el éxito que ahora les lleva a los principales escenarios del mundo. Tras de ellos tienen no solo a la policía por sus actos fuera de lo común, sino a uno de los reveladores de trucos y destructor de carreras de ilusionistas más famoso del mundo Thaddeus Bradley, (Morgan Freeman) quien los sigue tratando de descubrir y desenmascarar sus trucos. Desarrollando una cinta acelerada y sorprendente sobre la magia y su explicación ¿lógica?

Las interpretaciones están muy a la altura, lógicamente vemos el desplante y maestría de Michael Caine como patrocinador del grupo y Morgan Freeman como quien los quiere exhibir. Pero es muy agradable la presencia de Mélanie Laurent, como la agente de la Interpol, entre fascinada y obsesionada con los trucos de magia y Ruffalo, quien se enarbola como el antagonista de la cinta en su desmesurado afán por descubrir el crimen. Como en los mejores trucos de magia uno sucumbe ante la seducción de los ilusionistas y llega el momento en que ya no sabe que creer.

Una película altamente recomendable de Leterrier, conocido por cintas espectaculares como Furia de Titanes, El increíble Hulk  (la de Norton) y El Transportador 2, en esta pieza no deja de lado la espectacularidad y nos ofrece una función al estilo de los grandes entretenimientos y conciertos de las Vegas, al mismo tiempo es innegable la capacidad de Leterrier para lograr los momentos más humanos de la cinta, al margen de la historia, el respeto por lo esencial, lo importante en la vida de cada personaje, aquello que lo humaniza.

Enteramente disfrutable en familia o en grupo, muy entretenida y al mismo tiempo con contenido, de esos garbanzos de a libra que nos ofrecen los blockbusters veraniegos, no se la pierdan.