Le Havre: El puerto de la esperanza – Zarpa al ensueño de una realidad paralela.

Dirección: Aki Kaurismäki

Reparto: André Wilms, Kati Outinen, Jean-Pierre Darroussin, Blondin Miguel, Elina Salo, Quoc Dung Nguyen, Evelyne Didi y Laïka

La vida de un boleador en la estación de trenes de Le Havre es rutinaria y sencilla, Marcel Marx era antes un literato bohemio, pero ahora solo vive para su esposa Arletty y su perrita Laika. Un día como cualquier otro, almorzando en el puerto de Le Havre, se encuentra con Idrissa, un joven negro inmigrante que burla a la policía e intenta llegar a Londres, he aquí cuando la vida de Marcel toma un giro inesperado y tiene que decidir entre ayudar al chico o seguir con su cotidianeidad.

Esta es la premisa del filme finlandés, que ha sido seleccionado para representar a su país en la próxima edición de los oscares en el 2012, y orgullosamente lo hará ya que esta historia es romántica, entrañable y de un humor sarcástico, irónico y negro que nos hará recordarla con cariño.

El filme tiene una magia especial, es universal en su atemporalidad, ya que a pesar de que abarca un tema bastante actual, el cual es la inmigración ilegal, nos lo hacen llegar como algo que puede suceder mañana o pudo haber pasado ayer, ya que la Francia que disfraza la película, cuenta con los elementos básicos para darnos cuenta que es tiempo presente, pero fácilmente podríamos creer que este filme es de hace 10 o 20 años atrás.

Como sus locaciones son bastante rudimentarias y austeras, su fotografía supo adecuarse a la ocasión, creándonos una atmósfera al mero estilo de filmes de los años 60’s o 70’s, tiene una iluminación que peca en ese estilo, pero se le adorna y va de la mano con lo que nos busca transmitir, una historia de tragicomedia y amor que trasciende las barreras de la moda, estilo o época.

El propósito del director es crear con este filme, el inicio de una trilogía, el cual tenía primero la intención de iniciar en España o Italia con la misma historia aquí planteada, pero al visitar el puerto de Le Havre, se enamoró por completo de la idea de empezar primero ahí. Hay varias anécdotas simpáticas respecto al filme y su realización, como la inspiración de su personaje principal, Marcel Marx el cual es bautizado a raíz del escritor Karl Marx, dato curioso, esta no es la primera vez que Kaurismäki utiliza a este personaje, ya que en 1992 hizo el filme ‘La Vie de Bohème’ y ahí el actor André Wilms le dio vida por primera vez, por otro lado su Némesis en este filme, el personaje Monet, fue inspirado en el detective Porfiry Petrovich de la novela de Fiódor DostoyevskiCrimen y castigo’.

Su música nos enamora, endulzándonos el oído con melodías con tonalidad bohemia francesa, y un agregado cultural bastante singular inesperado, el director contrató al cantante de rock local ‘Little Bob’ el cual hace un cameo con todo y su banda tocando un tema, el argumento del director fue ‘Le Havre es el Memphis, Tennessee de Francia, y Little Bob a.ka. Roberto Piazza es el Elvis de este reino, siempre y cuando Johnny Hallyday se quede en Paris y aún así, le daría buena pelea’.

A pesar de que este filme tiene tintes cómicos, es una crítica indirecta a la situación actual en Francia y muchos países de Europa, ya que nos pone a reflexionar acerca de la comunidad infante y como es prácticamente inexistente en aquél lado del mundo, es un pequeño jalón de orejas para quien quiera verlo de esa manera, y para quienes no, solo les será una comedia ligera para disfrutar.

Clasificación: Por favor, si la ve en cartelera, no pierda oportunidad para enamorarse de este filme y compartirlo con sus seres queridos, como dijimos algunos compañeros al salir de la función de prensa, ‘Es un cuento para niños grandes, pero que entiende, hasta el mas pequeño de nuestros hijos’.

Saludos portuarios.

H.