La Reina Infiel – Un bocado de cine europeo de excelente gusto.

RI-H

“En kongelig affære” (título original)

Director: Nikolaj Arcel

Escritores: Bodil Steensen-Leth (novela), Rasmus Heisterberg y Nikolaj Arcel (guión cinematográfico)

Con: Alicia Vikander, Mads Mikkelsen, Mikkel Boe Følsgaard

Es refrescante encontrar entre tantos títulos, la mayoría de ellos hechos para una industria bien establecida y estructurada, una pieza fílmica con la textura y el acabado de una obra de arte. Su cultura, moda y escenarios están cuidados  con conocimiento de causa, siendo una película de época muy bien resuelta.

La anécdota, al parecer es histórica, sucede en Dinamarca y relata la travesía de una joven reina, Caroline Mathilde (Alicia Vikander) a quien casan con un rey, Christian VII, infantil y caprichoso, además de inútil para gobernar, (Mikkel Boe Følsgaard) lo que finalmente le hará tener un affaire con el médico que atiende al rey (Mads Mikkelsen) y juntos iniciarán una revolución que cambiará a la nación para siempre. Rodeada de personajes quienes arman intrigas y urden planes de golpes de estado y esas situaciones tan propias de una intriga política, el director desarrolla un melodrama hecho con toda la mano y sin escatimar detalles. Probablemente lo más admirable son las actuaciones, sin aires afectados y muy naturales, enmarcadas en escenarios realistas.

Probablemente la pieza ha llegado a nosotros gracias a que Nikolaj Arcel dirigió en 2009 la versión original de La Chica del Dragón Tatuado iniciando así la trilogía de Millenium 1: Los Hombres que no amaban a las mujeres, de la que finalmente nos recetaron un remake que estaba bastante fiel a la historia, según los entendidos en la materia, aunque finalmente fue Arcel el inspirador de dicha cinta.

Sea como fuere, o como dijo nuestro ex presidente “Haiga sido como haiga sido” es un motivo de celebración que nos permitan degustar de películas de arte como ésta, tan bien lograda. Probablemente a la audiencia común, acostumbrada a la industria norteamericana en la factura de estos filmes, le resulte un poco lenta y sin embargo es un espacio para la reflexión y el esparcimiento dado que al consumarse la tragedia de la historia se producirá la catarsis aristotélica tan necesaria en estos tiempos tan perdidos.

Excelente elección del trabajo de Arcel que es como una carta de presentación para ingresar a la industria del Star Sistem y la parafernalia Holywoodense, suerte para él y enhorabuena para nosotros.

Marcos Castillo