La gran belleza: El reflejo social del absurdo humano.

LGB-H

Dirección: Paolo Sorrentino

Reparto: Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli, Carlo Buccirosso, Giorgio Pasotti,

Hace unos días, una persona me comentó que vió “Esa película que ganó el Oscar a mejor película extranjera”. Recuerdo vagamente lo que me llegó a decir, pero lo que si recuerdo es que nada le asombró o al parecer no entendió la película o le desinteresó por completo el entenderla. Mis ganas de verla decrecieron y perdí el interés en acudir a verla.

Ayer por la tarde me di oportunidad de apreciar ‘La gran belleza’ y al salir de la sala pensé que nunca más me dejaría influenciar por la opinión de un desconocido. Lamento que haya allá afuera personas que tengan la falta de conocimiento como para apreciar una verdadera obra de arte.

Ganadora del premio BAFTA y del Globo de Oro en la misma categoría, esta cinta se está trepando al carril de la fama rápidamente, pero como he explicado en líneas anteriores, el hecho de que un producto sea reconocido por unos, carece de ser entendido por otros.

Jep Gambardella es un columnista que alguna vez escribió solo un libro en su juventud, rodeado de un ambiente opulente y siendo el anfitrión de ostentosas fiestas nocturnas Jep se topa al llegar a sus 65 años con el golpe de realidad de que ha estado viviendo la vida equivocada de un hartazgo y miserabilidad acumulada con el paso del tiempo.

El cineasta Paolo Sorrentino retrata a la perfección un rasgo universal en el ser humano durante siglos: su fascinación por la decadencia, lo mundano y el vivir al borde de los excesos, en los cuales nuestro protagonista se ha despertado para motivar un cambio en su interior.

Esta película nos habla de un tema en común en el que todos alguna vez de nuestra vida nos lo hemos cuestionado ¿Acaso esta es la vida que quiero? ¿Estamos aquí porque queremos? ¿Deseo seguir viviendo como lo he hecho hasta ahora? Entiendo perfectamente que son temas que la mayoría pretenden ignorar o prefieren dejar fuera de su mente, pero son altamente necesarios para conocernos a nosotros mismos.

La manera visual de escapar en la cinta es sumamente bella, el filme nos transporta y evoca con su música y secuencias oníricas a momentos donde solo el protagonista puede ir en su imaginación, y es ahí cuando todos podemos ser Jep Gambardella y comprenderlo a fondo.

La vida está llena de caminos, bordes sinuosos o momentos de inspiración, eso es lo que busca transmitir ‘La gran belleza’ que nos demos un momento para la comprensión en todos los vicios, distracciones y maneras ridículas de creer ‘vivir’, para contemplar lo que sigue siendo el motor universal desde siempre en el universo: El amor incondicional.

Ojala este pequeño granito de celuloide sea bien recibido por más gente, a veces la ficción nos permite ver más allá de nuestro pensamiento, entregándonos una ventana a ese momento incómodo que preferimos ignorar, que solo se nos hace real en una pantalla de cine, pero que en verdad es parte de nuestra cotidianeidad.

Clasificación: Quisiera decir que es una película para todos, pero entendiendo que quien me la recomendó careció de quererla o  prefirió ignorar su reflejo social, véase si es un amante del arte, si quiere dejarse atrapar por el embellecimiento, y sobretodo si puede ser sincera o sincero consigo mismo y su psique interior.

“Al final, es solo un truco.”

Saludos de gran belleza.

H.