Todo está perdido: “El naufrago” al filo de la realidad.

Allislost

Dirección: J.C. Chandor

Reparto:  Robert Redford

Cuando vemos al consagrado y veterano actor de 77 años, Robert Redford, salir en pantalla y sorteando los peligros de un mar picado en su soledad en un pequeño bote en altamar… Sabemos que nada está perdido y tenemos mucho que aprender de la vida.

En la actualidad, lograr sostener un filme con solo un actor a cuadro y escasas líneas de diálogo en un lapso de 2 horas, es tarea ardua para un cineasta que quiera colocar su cinta en las marquesinas de alto impacto en la industria cinematográfica, sin embargo ‘Todo está perdido’ entra sin problemas y sin necesidad de calzador para que las audiencias aprecien una joyita del cine independiente.

Filmada principalmente en el mismo set de Titanic, si me refiero en los Baja Studios de Rosarito Baja California, fue comoquiera un reto el lograr darle un toque de autenticidad y veracidad a la película que se pule por mantenernos al filo de la butaca y a la expectativa de que le pasará a ‘nuestro hombre’ manera en cómo se le denominó al personaje de Redford en la película.

Al estar viendo la cinta, apreciamos de manera omnipresente cada momento del navegante errante y su silencio, haciéndonos pensar ‘¿Ahora qué vas a a hacer Robert?, ¿En qué lío te has metido? ¿Seguro que quieres hacer eso? ¡Cuidado Redford!’ y debo confesar, que ya quisiera tener la entereza de ese hombre cuando llegue a su edad. Que Batman ni que hombre araña, bordear casi los 80 años y atreverse a -ya no digo simular que está perdido en la tempestad- sino filmar extenuantemente con tal arrojo físico es una entrega digna de aplaudirse.

En conferencia de prensa en Cannes del año pasado, Robert Redford declaró que durante la filmación se lastimó el oído. Actores como estos ya están descontinuados.

La cinta carece de proponer algo nuevo, creo que su título encierra perfectamente lo que quiere decir, ‘Todo está perdido’ pero es justamente en su sinceridad, que quienes decidan ir a verla, se dejen empapar junto con el personaje de su desventura, e ir paulatinamente perdiendo la fe en todo y reencontrando el sentido de la vida consigo mismo.

La atmósfera que se construye es veraz, realista y dura. Técnicamente hablando, es una película lograda con exquisitez, la fotografía es uno de los aspectos a resaltar, manteniendo unos claroscuros dignos y bastante arriesgados, dándonos la sensación de duda de haber filmado (o grabado) en la carencia de luz o la posible ausencia de la misma.

Su soundtrack, compuesto por Alex Ebert, mejor conocido por ser el líder de la banda musical, “Edward Sharpe and the Magnetic Zeros” entrega al único acompañante de Redford aparte de su silencio, y la música es digna de pasar a nuestra galería musical para escucharle en una buena tarde meditabunda. Ebert se hizo acreedor del Globo de Oro por esta contribución a la cinta.

Clasificación: ‘Todo está perdido’ es una película para admirarse, contemplarse y vivirla junto con su protagonista. Si le aterra la tensión, le aturde la asfixia o la claustrofobia, o le incomoda el silencio, absténgase de acudir a la sala y ser como esas molestas viejitas que me tocaron atrás de mi asiento, haciendo cada comentario insulso en respecto a ‘¡Ay dios mío! ¿Cuándo va a dejar de sufrir este hombre?’, enserio evítese la pena ajena de los demás.

Saludos navegantes.

H.