La entrega: Cuando el crimen tiene buenas intenciones

drop

Dirección: Michaël R. Roskam

Reparto: Tom Hardy, Noomi Rapace, James Gandolfini, Matthias Schoenaerts, John Ortiz

Cuando se nos presenta un thriller o una cinta de crimen policiaco, o un drama que tiene que ver con el bajo mundo de la hampa y malversación de sus fondos, lo primero por lo que pasa nuestra mente es ese estado de “Que weba, otra película más que habla del infinito mundo sucio de la mafia” más cuando tenemos a Brooklyn y Nueva York como escenario.

laentregaSin embargo entre ese bagaje podemos escudriñar y deshebrar algunas ocasiones películas que vale la pena al menos observar en una ocasión, eso sucede con La entrega, que llega a México el 25 de diciembre en un estreno que irá itinerante en las distintas ciudades del país.

Después de tener estrenos limitados y recorrer distintos festivales alrededor del mundo, tales como el festival internacional de cine de Toronto, Atenas, San Sebastián, Zurich, Londres, Varsovia, Abu Dabi, entre otros. Llega este filme que cautiva por talvez no ofrecer una historia distinta, pero si unas actuaciones remarcables.

Bob (Hardy) es un barman que trabaja con su primo Marv (Gandolfini) quien se supone que es dueño de un bar, pero en realidad los capos de la mafia Chechena rigen el lugar. Cuando un asalto al bar los despoja de una cantidad considerable de dinero los problemas aquejan a ambos ya que la mafia quiere cuentas de ello. A su vez Bob conoce a Nadia (Rapace) con quien inicia una relación de amistad pero la cual puede llevar a un camino peligroso.

Al ver la película, me resultaba familiar y conocido el rostro del protagonista, pero por más que intentaba dar con el actor no lograba enfocar mis esfuerzos en descubrir quién era, mi sorpresa llegó al ver los créditos dándome de topes contra mi memoria. Al punto que quiero llegar es que a pesar de que Tom Hardy tenga ya una fama más que conocida en el mundo hollywoodense y cine independiente, sigue sorprendiendo al mimetizarse con personajes que retan a su capacidad actoral, en este caso lo logra a la perfección.

Por otra parte James Gandolfini ofrece su última actuación en esta cinta, después de su abrupto fallecimiento en junio del 2013. Amigo o enemigo deja marcada en la película un rol del que se puede recordar con honor, con carácter y peso dentro de la trama. Noomi Rapace logra colarse al mundo de Hollywood desde su intervención en Sherlock Holmes: Juego de sombras (2011), todo gracias a su estelar de Lisbeth Salander en la trilogía Millennium en su natal Suecia en el 2010. En esta película logra colocar una actuación que nos muestra un carácter real: una mujer que lucha a través del sufrimiento del pasado y queriendo ser mejor persona a pesar de su adversidad.

El guión es cuidado y llevado a una maestría junto a la cinefotografía, que logran un resultado pulido por su director Michaël R. Roskam en apenas su segunda cinta en carrera. Se aplaude que logran esquivar los clichés de cerrar un drama policiaco con un tinte romántico, lo cual se asevera más a una historia real, con personajes que responden al tacto del tiempo y no de un desliz amoroso premeditado.

Clasificación: La entrega puede llegar a ser de esas películas subestimadas en cartelera, pero si se tiene oportunidad de atraparla vale la pena invertir el tiempo en ella. Una sorpresa y buen sabor de boca pueden dejar al salir de la sala partiendo de una butaca al saber que hemos visto una película que va más allá de lo ordinario.

Saludos entregados.