Chicos y Guillermo, ¡A comer! – Humor fresco francés

gg-H

Dirección: Guillaume Gallienne

Reparto: Guillaume Gallienne, Charlie Anson, André Marcon, Françoise Fabian

¿Qué sucede cuando una madre trata a su hijo como si fuera una mujer y lo sobreprotege todo el tiempo? Este tipo de incógnita es la que presenta de manera hilarante la comedia francesa Chicos y Guillermo, ¡A comer! Que estuvo itinerante en el 18 tour de cine francés de este año y que ahora llega abiertamente a las carteleras comerciales.

Su escritor, director y protagonista Guillaume Gallienne incursiona en esta su opera prima en la realización, donde esta cinta funciona como un espejo de su cotidianeidad y la refleja de manera sorpresiva y que arrancará carcajadas al por mayor.

En cierta manera el filme funciona como una oda hacia su madre en quien fija su fuente de inspiración para la historia y que el mismo interpreta, -si así es, se pone peluca, se entacona y se viste de mujer- pero que se demarca perfectamente la diferencia de los personajes a cuadro.

Un soundtrack perfectamente escogido y delineado para acompañar los momentos cúspide de la trama: Ianuarii Ira de Giuseppe Verdi reinterpretada en la modernidad por G23, Don’t leave me now de Supertramp, son solo algunos temas que serán recordados por el público que vea la película.

La narrativa que utiliza Gallienne para llevar a cabo el filme es a través de un monólogo representado ante una audiencia, que se apoya en flashbacks donde a manera de imaginación interviene constantemente su madre, jugando como un personaje que busca ser la voz de su conciencia. Gallienne se vale de este recurso ya que él escribió primero un libreto para teatro mismo que se interpretó en 2008 presentándose con amplio éxito en Francia donde ganó el reconocimiento Molière de la revelación teatral en 2010.

Ahora en cine la película lanzada en 2013 y presentada en el apartado alterno del Festival de Cannes Directors’ Fortnight, el filme ganó el galardón insignia el Art Cinema Award y el Prix SACD. En enero del 2014 contendió en los premios César, -el equivalente al premio Oscar en Francia- donde la cinta arrasó ganando mejor actor, mejor guión adaptado, mejor edición, mejor primer filme y mejor película.

El esfuerzo por traer este cine a México corre a cargo de Nueva Era Films, quienes a menos de un año de su lanzamiento lograron colar esta cinta en las marquesinas que vale la pena disfrutar.

Clasificación: Persígala en su cartelera y échese a reír del asomo que ofrece Guillaume Gallienne a su vida y la capacidad que tiene de burlarse de sí mismo en pantalla y hacerle un tributo a su madre.

No debemos limitar la película a una resolución de ahorro con la heterosexualidad. No hay moral, la cosa es sólo para decir “No voy a dejar que otros escriben el guión para mí.” Es mucho más la historia de un niño que tiene miedo, que es pasivo, una historia sexual. ¿Qué necesidad tiene la gente para interferir en la sexualidad de los demás? Estoy mucho más interesado en la emoción, la mirada amorosa. Guillaume Gallienne