Insurgente

1415818746_shailene-woodley-insurgent-zoom

Voy a contar con los dedos de la mano las cosas que me gustaron de Insurgente.

El chiquitín

Con este dedito señalo lo bien que luce Kate Winslet en su personaje de Jeanine, la líder malvada de una sociedad al borde del colapso. Con su peinado de estirada y sus vestidos elegantes pero ajustados, puedo decir que hace mucho que no la veía tan guapa en una película. Además, de mala la hace muy bien.

El anular

Con el dedo del matrimonio apunto a la aparición de Naomi Watts, que sale de Evelyn, la líder también malvada de las fuerzas de la revolución. Es impresionante cómo, en medio de una decadencia postapocaliptica, esta mujer consigue mantener un corte de cabello a la medida, además de lucir un maquillaje con esfumados digno de salón de belleza. Guapísima.

El groserón

El dedo medio lo uso para Daniel Dae Kim, que aparece impecable representando al líder de la facción más interesante, la de los que tienen un compromiso con la honestidad. A pesar de que el juicio con “suero de la verdad” se queda corto para lo que yo esperaba, este personaje, vestido también con impecables trajes blancos, se roba la pantalla los pocos minutos que aparece en ella.

El índice

Yo sé que señalar es de mala educación, pero Miles Teller hace que los inverosímiles giros en su personaje se perdonen por lo bien que logra ser el tipo nefasto que de todas maneras te cae bien. Así que a él le apuntó el mejor momento sorpresa-que-no-viene-al-caso de toda la película. Increíble, pero lo consiguió.

El pulgar

Con este dedo, los emperadores romanos decidían si un gladiador vivía o moría, pero yo lo voy a usar para felicitar al guionista que eligió no ponernos al corriente con la situación, los personajes o el objetivo de la historia. Vamos directo a la acción sin perder el tiempo dando explicaciones.

40947.cr2

Los dedos de los pies

Con estos podría enumerar los puntos débiles en la cinta, pero como es una película para jóvenes sin mayores pretenciones que entretener, no me pienso desgastar. Hay que saber pasarla bien. 

Si te gustó la primera, aquí vas a ver cómo avanza la aventura —muy al estilo de las nuevas “sagas”— solo para terminar con la historia trunca a mitad de un giro de tuerca. Ya nos animaremos a ver en qué acaba todo el asunto cuando el año que entra saquen la tercera parte.

Insurgente