El Vuelo: La caja negra de un héroe y sus defectos.

F-H

Título original: Flight
2012 – 138 min.
Dir.: Robert Zemeckis
Reparto: Denzel Washington, Don Cheadle, John Goodman, Kelly Reilly, entre otros…

Para empezar a escribir, pido permiso primero… por principio me encanta el cine desde que allá en mis tiernos 5 o 6 años nos llevaban mi padre y mi madre al Cine Edén en la Colonia Independencia a ver las funciones triples de ídolos como tarzán o el charro negro en aquellos postreros años sesentas… De entonces para acá han pasado muchos años y la fascinación que me produce es incomparable. Es por eso que me atrevo a hacer una crónica, más que una crítica, de esta película, la cual me da la oportunidad de poder empezar a escribir mis opiniones para ustedes… Gracias.

Marcos Castillo

¿Cómo se puede cuestionar o proteger a un héroe?

Quizás en nuestra sociedad, con una moral muy relajada, encontraríamos la manera más simple de hacerlo mintiendo, pero ¿hasta donde el peso de las mentiras nos puede llevar a perdernos nosotros mismos?

Éste es un círculo vicioso que no cesa, sino se va haciendo cada vez mayor.

En El Vuelo una serie de personajes se encadenan para plantear varias hipótesis y las posibles consecuencias de estas mentiras, que no se llevan tan fácil y que van a atosigar al individuo hasta su perdición.

El ritmo impreso a la película es una tortura. Un tanto asfixiante a momentos, especialmente cuando los dilemas éticos son testigos mudos que hacen mover la trama del  film: el acto heroico que existió y que, sin embargo, fue parte de una situación afortunada, en la que el personaje de Denzel Washington la maneja, literalmente, por instrumentos, gracias a sus horas de vuelo.

A cambio de este evento heroico, Whip Whitaker, personaje realizado por Denzel Washington, muestra la caída de un adicto, sus consecuencias, crudas y recaidas.

Es precisamente esta dualidad, la del héroe y sus grandes defectos, lo que se le va a plantear al espectador para que arme sus conclusiones, y, aunque en medio hay dos o tres personajes entrañables enmarcando la historia de modo que se consolida un elenco magistral, muy afortunado, con actuaciones de Cheadle, Goodman o Reilly, a la altura de la historia, es del protagonista de quien viene siendo el film.

Zemeckis nos entrega un melodrama delicioso, aderezado con efectos especiales muy precisos para dar lustre a las actuaciones de su elenco, El vuelo es más que una película, es una pieza dramática y una tesis sobre las adicciones y su rehabilitación.

Disfrutable y altamente discutible por su manejo; hay labor de dirección y gran factura en la producción y edición, altamente
recomendable.

Marcos Castillo