Moonrise Kingdom: Una mirada a la inocencia.

Moonrise KingdomMoonrise KingdomUna película ligera, con buen humor y una muy afinada sensibilidad, Moonrise Kingdom llegó a las salas mexicanas con un severo retraso, siendo que en nuestro país vecino ésta se estrenó ya desde hace casi un año.

Wes Anderson (The Royal Tennenbaums, Life Aquatic with Steve Zissou) es un autor consolidado, con un público fiel y una narrativa distintiva que permea todos los elementos de su obra.

En Moonrise Kingdom, Anderson nos narra las dificultades que un par de niños, casi adolescentes, enfrentan en su afán de escapar de sus diferentes realidades. Por un lado, Kara Hayward interpreta a Suzy, la hija de una pareja de abogados (Bill Murray y Frances McDormand), quien sufre en silencio por encontrar su lugar en el mundo, por el otro lado, Jared Gilman interpreta a Sam, un huérfano con una personalidad muy particular que es el centro de las bromas en su destacamento de exploradores.

Sam y Suzy

Tras un bien planeado encuentro, Sam y Suzy escapan, ella de sus padres, él de su destacamento, y hacen camino hacia la playa, donde finalmente las habilidades de supervivencia de Sam son esenciales tanto como lo es la poblada imaginación de Suzy.

Mientras los padres, los exploradores, a través de su líder de destacamento (Edward Norton) y de los compañeros de Sam por igual, así como Servicio Social (Tilda Swanton) y la Policía (Bruce Willis) intentan dar con el paradero de los jóvenes.

Moonrise KingdomWes Anderson aprovecha, durante todo el desarrollo del filme, para permitirnos disfrutar del crecimiento de niño a adolescente y de niña a joven mujer de nuestros jóvenes protagonistas y lo logra a través de tomas bien encuadradas, una edición precisa y una ágil narrativa.

Poco a poco Anderson logra capturar no sólo nuestra atención, sino despertar ternura y simpatía ante la inocencia de Sam y Suzy en cada paso de su aventura que, a veces, es una carrera por sobrevivir, a veces un momento romántico fortuito y a veces un instante de simple humanidad hábilmente capturado en film.

Murray, McDormand, Norton y WillisAnderson también nos revela su madurez como director y la confianza que tiene en su propio guión cuando logra mantener a un elenco de verdaderos protagonistas como actores de reparto y respeta a sus jóvenes actores, dejando en claro que la película trata sobre los jóvenes enamorados y no sobre los grandes nombres en el póster.

Aún así, en su rol de soporte, Murray, McDormand, Swanton y Norton tienen, en diferente magnitud, un importante rol que jugar en el destino de Sam y Suzy.

Breve, pero sensiblemente, se explora la lesionada vida de pareja entre Murray y McDormand; Edward Norton sufre un reencuentro con su pasión y Swanton, en un papel cuasi-villanesco, es el catalizador que da cierre a esta historia.

Bruce WillisWillis, por otro lado, se entrega a un papel digno de su propio filme y que ofrece compasión ahí donde uno supondría que habita el resentimiento.

Al final la realidad se impone a los deseos de los jóvenes protagonistas, a pesar de la generosa capa de exageraciones y fantasías que cubre a casi toda la película, y la historia concluye como concluye el primer amor: Con la esperanza de que los enamorados tendrán su revancha y habrán de encontrarse de nuevo, en ese mágico lugar, que es el reino bajo la luna.

Suzy y Sam