El Violinista del Diablo – Una película biográfica con el aderezo de un excelente violinista.

TDV_Garrett_Int_Opera_House-11.tif

“The Devil’s Violinist” (título original)

Director: Bernard Rose

Escritor: Bernard Rose

Con: David Garrett, Jared Harris, Joely Richardson

La anécdota es muy simple: El afamado virtuoso del violín y mujeriego Niccolò Paganini (David Garrett) está en la cima de su carrera, aclamado en toda Europa. Su solo nombre sugiere numerosas aventuras y escándalos, que es exactamente lo que su manager Urbani (Jared Harris) está fabricando para cultivar su imagen, ya que es su interés comercializar a su famoso cliente de cualquier forma posible.

El argumento en cambio, presenta a Urbani como una especie de enviado del Diablo, quien llevará al virtuoso a su mayor límite en lo que respecta del vicio y la perdición. Es decir, lo plantea como un melodrama que de cierto modo pasa a ser un filme disfrutable con escenas virtuosas del violinista y una trama torcida en cuanto a las secretas intenciones de los diferentes personajes. Buena factura y gran colmillo el de Rose, quien nos regalo la hermosa “Amada Inmortal” (1994).

Al llegar a Londres, para acrecentar su fama, encuentra resistencia por el público inglés, y a la manera de un Fausto decadente, quieren reivindicar a Paganini a través del amor, señalando a la joven señorita Watson, hija del empresario quien le contrata, como el objeto de sus delirios amorosos, aunque el mismo Urbani señala: “ Usted realmente no la ama. Le encanta la idea de lo que piensa que es. Una inocente. Alguien cuya pureza le podría redimir de sus muchos pecados. Pero ella es humana! Ella tiene la misma carnalidad y la ambición que usted. Todo lo que habría sucedido, es que le habría destruido… la habría corrompido… con su misma semilla y la infección…”

La gran diferencia es que Gary Oldman hizo un trabajo enorme interpretando a Beethoven, y en el caso de Garrett, pues es un excelente intérprete del violín, lo que no demerita su trabajo, pero nos deja con la sensación de haber querido más; no así el excelente reparto encabezado por un genial Jared Harris (Sherlock Holmes, Lincoln) quien nos presenta este ser entre diabólico y sumamente práctico que representa Urbani, Joely Richardson (Anonymous, Los hombres que no amaban a las mujeres), deliciosa en el papel de la reportera capaz de cualquier cosa, para conseguir su nota del Times y las excelentes músicos-actrices Verónica Ferres y Andrea Deck, quienes además de dar dignamente vida a sus personajes, nos deleitan con sus voces encantadoras.

Un trabajo de buena factura, disfrutable en lo anecdótico y en lo musical, buena opción para ir en grupo y desarrollar una buena discusión sobre las condiciones sociales y morales de la época y las actuales, tal vez.