El príncipe del desierto: Remueve la nostalgia de las producciones épicas de antaño.

Título original: Black Gold

Dirección: Jean-Jacques Annaud

Reparto: Tahar Rahim, Mark Strong, Antonio Banderas, Freida Pinto, Corey Johnson, Jan Uddin, Riz Ahmed

El filme está inspirado en el libro de Hans RueschSouth of the Heart: “The Great Thirst”’ se recomienda su lectura para una mejor apreciación cinematográfica.

Un pacto de caballeros se ha hecho en el desierto de ‘El cinturón amarillo’, en el que Emir Nesib (Banderas) gobernante de Hobeika ha obligado a Amar (Strong), Sultan de Salmaah a jamás reclamar esa tierra, la cual permanecerá como territorio neutro y para asegurarse de que sea cumplido el trato, toma a los dos hijos de Amar en custodia. Años después, los estadounidenses llegarían con Emir Nesib proponiéndole explotar las tierras del cinturón amarillo, ya que son ricas en oro negro, y es así como inicia la controversia de lo que sucederá si se rompe el tratado pactado con Amar. Esta es la premisa de ‘El príncipe del desierto’ la cual ya circula en cartelera.

El cineasta Jean-Jacques Annaud, quien fuera conocido mundialmente por ‘Siete años en el Tíbet’ y posteriormente ‘Enemigo al acecho’, vuelve a la silla de director con este filme, que a pesar de ser una producción  que pudiera aparentar ser de los estudios de Hollywood, demuestra que en otras partes del mundo también hay financiamiento para realizar trabajos de calidad, ya que este filme es una co-producción de Francia, Italia, Túnez y Qatar.

Desde los tiempos de Lawrence de Arabia que no se realizaba un filme con tanto presupuesto extranjero ($55 millones de dólares), y el mérito de ir al desierto ya es de por sí un aplauso para las producciones, ya que estas locaciones resultan desgastantes para el equipo de rodaje y regularmente hay contingencias en la filmación, por ejemplo, las secuencias de acción les tomó solo 4 semanas hacerlas, para ver en pantalla solo una cuarta parte de todo el filme.

Las actuaciones son destacadas; Banderas saca lo mejor de sus raíces españolas sometidas por el yugo de los árabes y Mark Strong nos entrega un papel que enseña devoción a la vida y no a la riqueza existencial. Por otro lado, el filme cuenta con un 90% de talento completamente desconocido,  de hecho su protagonista Tahar Rahim es prácticamente nuevo para los cinéfilos de occidente.

Parecerá un filme lento para algunos, pero para quienes disfruten de una historia nutrida de contenido social, de discusión religiosa, de contexto histórico y político de final de los años 20’s y principio de los 30’s en tierras arábigas, será una película que les dejará un buen sabor de boca.

Clasificación: Si quiere aventuras al estilo épico y le gusta apreciar el cine por su contenido histórico más que narrativo, este es el filme indicado para usted. Para una buena tarde de palomitas y fin de semana.


Saludos desérticos.

H.