El justiciero: Acción implacable

equalizer-H

Título original: The Equalizer.

Dirección: Antoine Fuqua

Reparto: Denzel WashingtonMarton CsokasChloë Grace Moretz, Haley Bennett, David Meunier, Melissa Leo, Bill Pullman

Robert ‘Bob’ McCall, es un hombre solitario con insomnio. Una noche al toparse con un crimen impune a manos de la mafia rusa en Boston, decide cobrar justicia por su cuenta volviéndose en un vigilante nocturno a sangre fría.

Este thriller de acción nos trae de nuevo la mancuerna ganadora del cineasta Antoine Fuqua y Denzel Washington, quien en 2001 ganó el Oscar a Mejor Actor por la cinta Día de entrenamiento. Basada en la serie del mismo nombre de la década de 1980, la película presenta una historia de venganza que no se detiene hasta obtener la recompensa de tener a los culpables, no tras las rejas, pero si arrepentidos por sus crímenes.

Denzel Washington demuestra que sigue estando al nivel de encarnar un héroe de acción, a lo que Antoine Fuqua ayuda con encuadres bien planeados lejos de estar sucios en tomas que dejan claras las secuencias de acción, lo cual se agradece ya que últimamente se abusa del recurso de utilizar cámara en mano y solo ver movimientos torpes de quienes pelean en escena.

Chloë Grace Moretz refrenda que es una actriz en potencia próxima al estrellato inminente en el cine estadounidense. Aunque con una breve incursión en la película su personaje es sólido y nos da por entendido que su personalidad puede llegar a ser multifacética con la corta trayectoria que lleva en Hollywood.

Algo que apremia dentro de la cinta, es que el personaje de McCall hace uso de su inteligencia y su memoria –al parecer– fotográfica, para valerse de recursos humanos y atacar a sus agresores, solo utilizando armas de fuego incidentalmente, pero principalmente valiéndose de sus manos u objetos a su alrededor como para cometer una defensa acertada contra ‘los malitos’.

El cineasta también acertadamente hace uso del recurso de tomas al estilo phantom, deteniendo la acción o dándonos pié a como premeditadamente McCall incurrirá a la acción en sus momentos más álgidos en la trama.

La música pasa por desapercibida realmente a lo largo de la cinta, pero en la escena clímax se utiliza un perfecto leitomiv logrado por el track Vengance a manos de Zack Hemsey, quien originalmente compuso este tema en el 2011 y se encuentra en su álbum the way.

En esta ocasión, películas como esta nos dejan con la sensación de querer ver una franquicia nacer, lo cual puede llegar a ser posible, ya que en IMDB aparece como en desarrollo la secuela, más si tomamos en cuenta que este proyecto estuvo en development hell durante casi una década, hay que ir con pies de plomo sin esperar mucha emoción de por medio.

Clasificación: Para los amantes de la acción aquí llega una pieza irrefrenable e indiscutiblemente como un nuevo clásico del género. Imperdonable dejarla pasar de la cartelera. ¡Corra a su cine más cercano!

Saludos ecualizados.