El dador de recuerdos: Otra de las tantas franquicias literarias por comenzar

TG-H

Dirección: Phillip Noyce

Reparto: Jeff Bridges, Brenton Thwaites, Meryl Streep, Alexander Skarsgård, Katie Holmes, Odeya Rush, Cameron Monaghan, Taylor Swift

Desde que terminó la franquicia millonaria de Harry Potter, nada es igual en las adaptaciones literarias en el cine, sin embargo las casas productoras encontraron un nicho de explotación que les ha dado mercado al menos unos años más, hasta que se les seque esa mina -que ya no es de oro- llamada Best seller.

Jeff Bridges estuvo persiguiendo hacer este proyecto desde hace más de 20 años, cuando todavía su padre se encontraba con vida, él quería que Lloyd Briges protagonizara la cinta como el dador de recuerdos, lamentablemente falleció en 1998. Inclusive el mismo Jeff filmó una versión casera con su padre en el mencionado papel.

Los derechos del libro fueron un obstáculo para Briges –quien los adquirió recién salida la novela– pero al pasar de mando en 2007 a los estudios Warner, todo se complicó ya que siguieron pasando por más manos en Hollywood. Finalmente Jeff pasó a ser uno de los productores y la cinta empezó producción en 2013. Bridges tomó el papel que hubiera querido para su padre.

Jonas (Thwaites) es un chico que vive en una sociedad ‘perfecta’ donde los humanos viven sin la percepción del color, pero él es una persona distinta, con inquietudes y preguntas. Al cumplir la edad suficiente como para saber a qué profesión le encomendarían los sabios, le otorgaron el designio de ser el nuevo dador de recuerdos, por lo que inicia su entrenamiento con su homologo mentor.

En esta distópica sociedad se evoca al mero estilo de Orwell y Huxley un mundo donde hay un control absoluto y dominio por el manejo de la información, sin embargo el tratamiento es juvenil y se pone en juego el papel de un mesías que está dispuesto a cambiar las reglas del lugar.

La cinta no ofrece nada nuevo bajo el sol a lo que se respecta a temas sociopolíticos o de conflicto o pensamiento radical, se podría decir que más bien es una versión suavizada para las nuevas generaciones por entender que el gran hermano sigue ahí afuera, llámese medios de comunicación, figura arquetípicamente política, líder industrial capitalista etc.

En su reparto llama la atención de Katie Holmes, quien tenía tiempo de no andar en la pantalla grande, al menos en papeles sólidos –desde que dejó la franquicia de El Caballero de la Noche de Nolan– en esta ocasión tampoco es que resalte su aporte, mejor dicho parece que ya se le fue el tren del éxito.

Nuevos rostros en una posible franquicia por iniciar le inyectan vida a la cinta, y un sutil cameo de una cantante de moda le dan el impulso que requiere entre un público juvenil a esta película que igual nos trae entretenimiento palomero.

Clasificación: A menos de que sea fan del sci-fi, amante del libro o seguidor de uno de los actores, esta cinta puede esperar para el videoclub más cercano o su compañía de video on demand preferida.

Saludos de recuerdo.

Pd. Harry te extrañamos.