El juego de Ender: la guerra está en la mente

Battle-SchoolHace mucho que no veía en el cine una película de casi dos horas que me pareciera demasiado corta.

El juego de Ender está basada en una novela que en su momento ganó los dos más prestigiosos premios que se dan a la literatura de ciencia ficción: el Hugo (1986) y el Nébula (1985), dando origen a lo que fue una saga de cuatro libros.

Hago hincapié en el reconocimiento que tiene la novela pues me parece que en la película hicieron algo que raramente se ve en las adaptaciones a cine: respetaron la historia.

Técnicamente hablando

Irónicamente el punto flaco aquí son los escenarios y los efectos especiales. Me refiero a que los mundo que vemos y el diseño de las naves espaciales, aunque están bien logrados, lucen demasiado genéricos. Como que cada que aparece un nuevo lugar se siente que ya lo hemos visto en otro lado, en otra película.

La selección del reparto es acertada si tomamos en cuenta que el protagonista es un niño prodigio y la película parece que va dirigida a un público bastante joven. Solo eso explicaría por qué los altos mandos militares lucen bonachones incluso en las escenas de más rudeza. El elenco juvenil, sin embargo, está excelente. Algunos de ellos logran infundir más respeto que el mismo Harrison Ford.

De qué trata la historia

La humanidad apenas sobrevivió a una invasión alienígena. Los terrícolas formaron una alianza mundial con el objetivo de asegurar la supervivencia de la raza humana y desde entonces han estado entrenando jóvenes en lo que se conoce como la Escuela de Batalla. Un campo de entrenamiento futurista en el que los candidatos son puestos a prueba constantemente.

El Coronel Graff (Harrison Ford) identifica en el joven Ender los rasgos de un auténtico estratega, sin embargo la batalla se acerca y con el poco tiempo que les queda tiene que presionar al muchacho para convertirlo en un verdadero líder.

El dilema de Ender

La buena ciencia ficción no solo es imaginativa, sino que usa situaciones extraordinarias para confrontar a sus personajes (y a nosotros a través de ellos) con decisiones complicadas. En esto está el mayor acierto de la película, ya que si bien tiene su buena dosis de juegos y batallas, el corazón de la historia radica en la pregunta de si en la presencia de dos razas antagónicas la única solución de supervivencia es la extinción de una de ellas. Aquí es donde el mismo talento que hace a Ender un estratega tan espectacular es el que lo hace debatirse en la decisión moral de destruir a cada uno de los adversarios que se le cruzan en su camino. Para derrotar al enemigo, hay que entenderlo y al entenderlo termina uno por amarlo.

endejo

Diagnóstico final

El juego de Ender es una película de acción con contenido humano dirigida a jóvenes y a los amantes de la ciencia ficción. Aunque la lloradera de nunca acabar con las adaptaciones al cine es que si estuvo mejor el libro que la película, en este caso creo que la esencia de la historia se respetó, aunque seguro habrá opiniones encontradas. Yo soy de la opinión de haber presenciado un clásico instantáneo.

 

El juego de Ender

  • Director: Gavin Hood
  • Actores: Harrison FordAsa Butterfield (El niño del pijama de rayas), Hailee Steinfeld (True Grit), Abigail Breslin (Pequeña Miss Sunshine)
  • Lo mejor: Ender es contestón
  • Lo peor: el tatuaje de Mazer Rackham
  • Mejor efecto digital: el alien
  • Por qué verla en inglés: el personaje de Bonzo ‘pendejea’ en español y lo hace muy bien
  • Recomendaciones adicionales: los realizadores respetaron al público al no explicar con manzanas las tácticas que usa Ender en cada batalla, si te gustan los juegos de estrategia ponle mucha atención a cada enfrentamiento bélico y mental.