El Hobbit: Un viaje inesperado

The Hobbit

Por fin, casi luego de 10 años de habernos entregado la última película de la trilogía El Señor de los Anillos, Peter Jackson nos trae la primera película de lo que se pretende sea una trilogía situada en el tiempo antes de la Guerra del Anillo, la historia que ya conocemos.

En esta ocasión, el mismo director nos sorprende con otra producción llena de aventuras, donde el tiempo pasa volando a pesar de que el filme tiene casi 3 horas de longitud.

Esta es acerca de un viaje inesperado, tanto como para Bilbo como para nosotros, los espectadores que vemos una faceta del Bilbo valiente, determinado y astuto no apareció en The Lord of the Rings.

Los villanos en esta ocasión son los orcos, goblins y el dragón Smaug que se sugiere mucho como un adversario terrible. La batalla se imagina casi desproporcionada puesto que se trata de una compañía de 13 enanos y un hobbit. Hacen su aparición, tambien, personajes que ansiábamos ver de nuevo, como Galadriel, ahora en su máximo esplendor, y Elrond, reyes elfos portadores de anillos mágicos.

El mago Radagast el pardo capta el cariño del público en poco tiempo y muy a pesar de algunos gestos que se pretenden más en una película sólo para niños.

Cada uno de los enanos tiene un carácter diferente, manteniendo como protagónico al famoso Thorin Escudo de Roble (Thorin Oakenshield en inglés), quien se defendió en una famosa batalla con un pedazo de roble, de donde adquirió su nombre. Él es el líder de la compañía que pretende recuperar Ereborn, el pueblo de la Montaña Solitaria y ex hogar del trono de Thrór, padre de Thráin, padre de Thorin.

No podía esperarse menos de Peter Jackson. Las tomas y su iluminación fueron más que apropiadas y salidas de la imaginación de cualquiera que estuviera expuesto al cuento de J.R.R. Tolkien.

Hay escenas que son al pie de la letra con respecto al libro y hay otras que mantienen el propósito de la historia original, pero no son exactamente iguales.

El famoso pasaje del acertijo es increíblemente recreado en un ambiente que parece estar en nuestro alrededor y no tanto en una sala de cine. Inolvidable.

Hacen un magnífico trabajo, tambien, con el maquillaje y los efectos especiales, regalándonos unas criaturas complejas y con un detalle tal, que casi se podía oler a los orcos y disfrutar de un festín con los enanos, Bilbo y Gandalf.

Seguramente nos encontraremos entre las listas de nominados para los premios del próximo año esta película que es un deleite para los fans y para los no fans que aprecian de las aventuras fantásticas ya que estarán a la orilla de su asiento por magnificas tres horas.

El-Hobbit