Duro de Matar: Un Buen dia para Morir

A GOOD DAY TO DIE HARD

A GOOD DAY TO DIE HARDEste viernes en las salas de cine de nuestra ciudad tendremos nada más y nada menos que al Señor Willis en escena junto al guapo Jai Courtney protagonizando la quinta entrega de Duro de Matar.

Dicen por ahí que segundas partes no son buenas, terceras, cuartas y quintas, habría que ver (exceptuando claro la saga Star Wars cuyas 6 entregas no son nada despreciables)… Tal el es el desafortunado caso de Duro de Matar 5.

Buscando no descalificar filmes sino ubicar su propuesta al adecuado público, podemos decir que esta entrega busca lo que muchas sagas largas como precisamente Star Wars o Rocky en su momento buscaron: apuntar a la nostalgia de los que vieron en pantalla grande la primer entrega y conquistar al nuevo público comprador de Blu-Rays, cosa que se logra; sin embargo no esperemos ver una película novedosa antes bien un pan con lo mismo: Willis kicking some asses. (Willis pateando traseros)

La trama básicamente es ver Jack McClane, hijo de John, en el escenario de Rusia desmantelando una organización criminal (patadas, golpes, caídas y explosiones incluidas). La trama es sencilla, es una película de acción sin corte “politiquero” aunque sí tiene ese aire ochentero que dice “USA contra el mundo”, vitoreo a la bandera Norteamericana y sus policías de inteligencia y el policía común (Jack y John McClane).

A GOOD DAY TO DIE HARDLa novedad en “Un buen día para morir” (Die Hard 5) sería la mofa que los personajes y el mismo John hace sobre sí mismo respecto a su edad. Aunque si desmenuzamos el asunto de pronto es un: ok John, sabemos que ya pasaron casi 25 años de tu primer película…

Explotar tantas veces en tan poco tiempo un chiste puede resultar tedioso sin embargo, el trabajo de los guionistas Skip Woods, Roderick Thorp y el director John Moore; logran crear este ambiente cómico, no soso, donde podemos bromear con el pobre y ya crecido en años Bruce Willis.

A GOOD DAY TO DIE HARDLa opinión de los conservadores que tuvieron la suerte de ver Die Hard allá en el 89 puede no ser muy favorable al degradar la figura de John McClane. La de aquellos que vimos quizá la segunda o tercera parte en la pantalla grande o quienes somos más flexibles respecto al humor podemos disfrutar de una buena película de acción y a la vez la nostalgia contenida sutilmente en el chiste. Aquellos que por primera vez ven Duro de Matar y que empiezan por esta entrega de la franquicia, sean bienvenidos a la vía regia del señor Willis.

Finalmente, pensando en quienes han visto las entregas de The Expendables 1 y 2, sin saber ¿porqué vemos a estos ruquitos con crisis de mediana edad usar metralletas cual jovenzuelos en el gotcha? He aquí la razón, la historia, ya que el cine de acción norteamericano no es solo algo con qué rellenar la visita al cine dominguera, cada producto cultural (chatarrero o nutricio) tiene una voz desde la que habla y una razón de existir. ¿Porqué el cine de acción? Con explosiones, golpes, raspones y suministro ilimitado de parque… Este cine nos habla de una cultura muy cercana a nosotros: Norteamérica, además de un estilo de cine que está quedándose atrás con la nueva ola de películas dramáticas, de comedia romántica y sobretodo los efectos especiales y el 3 o 4D.

diehard3

Los “niños de antes”, adultos de ahora, nos emocionábamos de ver a Rocky, a John McClane, Terminator y el insuperable Jean Claude Van-Damme, los niños de ahora piden cosas que los impresionen,

¿Será que la dinastía de John y Jack nos pueden dar esto?
Elizabeth T.