Crónica de un sábado de Convención de Juegos de Mesa y Comics

Son las 10 de la mañana y estoy haciendo fila para poder entrar a la convención, agradezco al cielo que se ha portado bien con nosotros, las nubes nos hacen el favor de hacer amena la espera, mientras veo que la fila sigue creciendo preguntándose, impaciente, a qué horas vamos a avanzar.

Pasados quince minutos de la hora oficial, la fila cobró vida y comenzamos a avanzar. Desde el principio estaba sorprendido de que la fila llegara hasta afuera y conforme nos acercamos, descubrí la razón: Después de más de cinco años, la convención fue en la Sala A, la más cercana a la entrada principal.

Ya eso me parecía bueno: Una sala grande para un evento grande.

Acercándonos a la taquilla, la fila comienza a mostrar su enojo. ¿80 pesos la entrada?A mi mente se vienen las épocas donde pagabas $40 pesos y aún te quedaba para comprar un manga, comida o algo que pueda llevar de recuerdo, ahora, es parece una misión imposible.

Bien, – me dije – no hagamos corajes tan temprano, entremos y disfruta el evento.

El evento… ¿creció? Si, un poco, hubo más puestos, fue una sala más grande. Acostumbrado a las salas de menor capacidad, ahora veía como los pasillos como autopistas donde poder caminar sin necesidad de sentirnos sofocados por el espacio.

Ya con la primera vista al paisaje, me dispuse a hacer lo tres pasos de una convención: ver, conocer y reconocer.

Ver los pasillos principales, conocer los puestos que me ofrecen lo que necesito comprar y reconocer a mis amigos para que la tarde no sea tan aburrida.

En el reconocimiento del terreno, hubo un aspecto que me gusto mucho, tener a los dibujantes en el centro de la convención. Casi siempre son relegados a un rincón, como niños regañados, y ahora estaban en un lugar agradable, claro, si consideras que el orden era muy confuso al principio, después de unas cuantas vueltas al lugar ya tenías idea de cómo estaba diseñado los alrededores.

Un detalle que sigo sin entender es como siguen colocando los Juegos de Rol, el Karaoke y los Videojuegos juntos. Si el Karaoke no está a un lado de la zona de Juegos de Rol, está junto a la zona de Videojuegos. Una verdadera pena, ya que el área de Rol siempre ha sido muy castigado.

Otro detalle importante, hubo juegos de mesa, un torneo de ajedrez, otra zona de esparcimiento, al fin, la Convención de Juegos de Mesa y Cómics, que de juegos de mesa y cómics había perdido mucho con el tiempo, se le rescató y pudo destacar.

El club de StarWars sigue siendo un icono, el Club de Gente Amarilla, Club de Harry Potter, Club de Portatiles y, por supuesto, Cronos no pudieron faltar.

Los eventos principales estuvieron buenos, Ricardo Silva de nuevo nos impresiona con su voz, el evento de la Miku mexicana fue agradable, aunque dicen que hubo algunas fallas, al espectador no le importo debido a la calidad general del mismo. Y como un aperitivo para el domingo, el sábado se hizo una pasarela de Cosplay, en la cual, se hizo un mini-concurso, muy del agrado del público.

Una vez visitado y reconocido el lugar, te das cuenta que la demanda de la convención sigue siendo el anime, en ese rubro encontramos muchas cosas de parte de los comerciantes. Algunas repetidas, otras muy originales pero, a fin de cuentas, los precios son los que hacen la diferencia.

En resumen, la convención sigue siendo la misma, casi no tiene cómics (puedo contar los stands con los dedos de las manos, y me sobran dedos), tiene mucho anime y lo rescatable, hubo más dibujantes independientes. En lo personal, creo que fue lo mejor de la convención.