Ted


Del director Seth MacFarlane (creador de Family Guy y American Dad) llega Ted, el osito tierno, irónico y ácido de la pantalla grande.

Esta comedia sigue por mucho estilo de MacFarlane aunque no sólo es el clásico humor que maneja en sus caricaturas donde vemos ironías y sinsentidos por doquier sin otra intención que hacernos reír.

En Ted, MacFarlane saca a relucir muchos talentos que probablemente no conocíamos en él: en primer lugar su capacidad de narrativa ya que nunca será lo mismo pensar 30 minutos de chistes sin contenido que casi 2 horas de historia, la trama afortunadamente no tiene espacios muertos o esos desagradables huecos donde uno simplemente pierde la atención. Otro detalle, que sería más en el caso de la producción, es el hecho de que Seth MacFarlane utilizó un traje que emulara sus movimientos para la animación del osito Ted, entonces todos los movimientos que vemos de Ted son de hecho Seth actuando. Por último, otra de las cosas que le costó innovar al director de Ted, fue doblar la voz del oso… en pocas palabras Ted es Seth.

Regresando a la trama, era lógico dado el estilo del director y escritor del filme, que no nos daría una historia donde aprendiéramos el valor de la madurez, del “tomarse en serio las cosas” sin antes lanzarnos múltiples ironías y estampas surrealistas de la vida. Esta gran ironía de la historia es este osito “Teddy”. Su apariencia es la de cualquier bonito osito de peluche hasta que vemos a este osito maldecir, tener sexo con cajeras o drogarse entre otras muy interesantes cosas.

Ted viene a ser el acompañante “fóbico” de John Bennet (Mark Wahlberg) desde la infancia, “Thunder buddies”  y pasa de ser el gran amigo desde la infancia con el cual se cobija en la oscuridad a ser el gran amigo junkie con el que fuma marihuana, crack, tienen fiestas salvajes con Flash Gordon entre otras cosas que entorpecen la relación de John con Lori Collins (Mila Kunis) su novia y futura esposa.

Es interesante ver el paso de MacFarlane a la pantalla grande, ya que no muchos pueden dar ese paso exitosamente, por ejemplo el caso de Los Simpson (2007) que a pesar de no ser una obra directa de Matt Groening, sí tuvo muchos huecos en la trama que de pronto se llenaban como sacados de la manga.

El veredicto final sobre si vale o no la pena Ted, queda a opinión personal ya que de pronto el humor de MacFarlane puede ser un poco pesado para algunos. En mi opinión, es una película hilarante, muchos en la sala de cine se la pasan riendo a carcajadas aunque sí, es comedia netamente para adultos. Recomendable para adultos, adultas y ositos de peluche.


E. Torres