Tarantino y Jackson: Un cara a cara.

Tarantino Jackson
Dado el estreno próximo de las cintas “The Hobbit: An Unexpected Journey” y “Django Unchained”, los nombres de sus directores, Peter Jackson y Quentin Tarantino respectivamente, vuelven a estar bajo los reflectores. Y no sin razón, ya que ambas cintas han sido largamente esperadas por sus fieles seguidores, que han formado una especie de culto alrededor de las carreras de estos talentosos cineastas; que sobra decir, han sabido desarrollar un estilo muy propio, consagrándose como verdaderos autores.

A primera vista, los estilos de Jackson y Tarantino no podrían ser más diferentes: el primero siendo aclamado como el realizador de la adaptación cinematográfica del clásico de fantasía “The Lord of the Rings”, mientras que el segundo es conocido por sus idiosincráticas cintas de acción postmodernas que han revitalizado el género con su afinada estilización y sus inteligentes guiones. Y sin embargo, hay mucho más en común entre el neozelandés Jackson y el norteamericano Tarantino de lo que pudiera pensarse.

Una infancia llena de cine.

Quentin tarantino young
Quentin Tarantino

Ambos hijos de la década de los 60s (Jackson nace en el 61, Tarantino en el 63), lo primero que caracteriza a ambos cineastas es esa aguerrida e insaciable hambre por hacer cine a toda costa, y su enciclopédico conocimiento de la historia de la cinematografía, resultado de sus juventudes rodeadas de cine. Vaya, ambos antes de ser cineastas fueron verdaderos cinéfilos consagrados. Jackson, devoto fanático del cine de horror, mientras que Tarantino devoraba cada película de serie B con la que se topaba.

Ambos abandonan la escuela a los 16 años, Jackson con el fin de ahorrar para conseguir una cámara, mientras que Tarantino con la idea de volverse actor. Ninguno de los dos tiene una educación formal en cine, Jackson aprende a filmar y editar a base de prueba y error, mientras que Tarantino abandona el taller de actuación para ponerse a escribir. Para 1987 ambos habrían realizado su primer obra formal: Tarantino el cortometraje “My Best Friend’s Birthday”, y Jackson el extravagante largometraje “Bad Taste”.

Sangre, vísceras y balazos.

“Bad Taste”, que comenzara como un cortometraje pero que se fuera volviendo cada vez más grande y disparatada, comienza la carrera de Peter Jackson con una historia de alienígenas dispuestos a devorar seres humanos. Realizada sin presupuesto a lo largo de cuatro años, “Bad Taste” es una cinta de horror y comedia llena de gore, que aunque realizada de manera muy cutre muestra el gran ingenio de Jackson para resolver problemas. Para muestra, la famosa escena donde dos personajes luchan en una colina, los dos interpretados por el mismo Jackson.

bad-taste2.1

La cinta se volvió muy popular y pronto Jackson comenzó a recibir propuestas para múltiples proyectos, pero ninguno se concretó hasta 1989, cuando se realizara una bizarra cinta de marionetas llamada “Meet the Feebles”. Parodia ácida del show de los Muppets, “Meet the Feebles” continuó el gusto de Jackson por lo grotesco. Jackson se consagraría en 1992 con su obra magna, “Braindead”, comedia de horror zombie considerada una de las películas más sangrientas de la historia (en volumen de líquido derramado). Tras “Braindead”, Jackson se haría de un nombre internacional, y su carrera entraría en una nueva etapa.

Mientras eso pasaba en Nueva Zelanda, un accidente de laboratorio destruía el primer cortometraje de Quentin Tarantino, pero ahí no acabaron las ilusiones del joven director, pues a partir del guión de “My Best Friend’s Birthday”, Tarantino realizaría la historia de su primer proyecto en Hollywood: “True Romance”. Mientras intentaba vender “True Romance”, Tarantino trabajaba en una tienda de películas en Manhattan Beach, California, y preparaba la realización de un largometraje independiente titulado “Reservoir Dogs”.

Aunque inicialmente Tarantino intentaba realizarlo con sus amigos, la casualidad llevó al actor Harvey Keitel al proyecto y de pronto las cosas se volvieron en serio. Con la participación de Keitel, Tarantino logró un mayor presupuesto (1.5 millones) y “Reservoir Dogs” se tornó una realidad al estrenarse en 1992. Un “heist film” heredero de Kubrick y Melville pero con violentos tintes grindhouse, “Reservoir Dogs” triunfó en el festival de Sundance y de pronto Tarantino se volvió una celebridad del circuito independiente. El empleado del videoclub lograba su sueño.

De héroes indie a señores de Hollywood.

heavenly-creatures

El año de 1994 probaría ser de gran importancia para ambos cineastas. Para Peter Jackson, sería el año en que su carrera daría un giro al realizar la cinta “Heavenly Creatures”, mientras que para Tarantino sería su consagración definitiva con la celebrada “Pulp Fiction”. En cierta forma, para ambos representaría el paso definitivo a su estilo artístico personal. Para Jackson en particular sería definitorio, pues su proyecto había causado gran conmoción al estar basado en un caso de crimen real y se temía que por su reputación, el resultado fuera una grotesca cinta splatter.

El resultado fue todo lo contrario, pues en “Heavenly Creatures”, Jackson mostró otra faceta de su personalidad con cineasta, al optar por un tono de suspenso y drama más contenido, más enfocado en un horror sutil que en un shock visceral. El descubrimiento fue que el estilo de Jackson no se basaba en el horror gore, sino más bien, en el cuidado que pone en los detalles. “Heavenly Creatures” le abriría las puertas a Jackson para el cine norteamericano, y lo pondría en el mapa como un nombre a considerar, más allá del género del horror.

Pulp fiction¿Y qué se podría decir de “Pulp Fiction que no se hubiera dicho ya? Con esta cinta, Tarantino pasó finalmente de cineasta independiente a autor consagrado sin perder un ápice de lo que las características que había mostrado en su explosivo debut. Al contrario, “Pulp Fiction” las elevaba, mostrando que lo prometido en “Reservoir Dogs” se cumplía y con creces. Esta nueva película sobre crimen, formada por varias historias que se mezclaban entre sí, conseguiría una nominación al premio de la Academia, cimentando el nombre de Tarantino como un director a seguir.

Esos años oscuros.

Durante los siguientes años Peter Jackson realizaría dos cintas, “Forgotten Silver” y “The Frighteners”. La primera, un falso documental sobre las múltiples contribuciones al cine realizadas por un ficticio cineasta, serviría como una especie de “despedida” de Nueva Zelanda, ya que en “The Frighteners”, película en la que nuevamente mezclaba el horror y la comedia, comenzaría una etapa en el cine norteamericano. A pesar de la gran calidad de ambas, ninguna tuvo el éxito de “Heavenly Creatures”, y el fracaso comercial de “The Frighteners” parecía indicar que Jackson debía permanecer en Nueva Zelanda.

Pulp fiction-cast

Las cosas no pintaban tampoco muy bien para Tarantino, pues luego de la fama instantánea que le acarreó “Pulp Fiction” (al grado de considerársele como el representante del nuevo cine norteamericano), sus proyectos parecían estancarse un poco. Luego del fracaso del experimento “Four Rooms” (cinta ómnibus de la que dirigió un segmento), Tarantino se dedicó a escribir su siguiente cinta, la cual no se estrenaría sino hasta 1997. “Jackie Brown”, homenaje al cine blaxploitation de los 70s, tuvo una fría recepción tanto por parte de la crítica como por la audiencia, tomada como una ligera decepción tras “Pulp Fiction”.

El retorno.

En 1997, mientras Tarantino estrenaba “Jackie Brown”, Peter Jackson ganaba los derechos de la famosa novela de J.R.R. Tolkien, “The Lord of the Rings”, con la esperanza de adaptarla al cine. Este sería el comienzo de la más arriesgada aventura de Peter Jackson, pues lograría convencer a los estudios que una sola cinta de dos horas no lograría capturar la magia de la novela, por lo que realizaría una trilogía para poder adaptar fielmente los tres volúmenes del libro. Comenzando a  filmar en 1999 en su natal Nueva Zelanda, Peter Jackson recrearía la Tierra Media ante el temor y la expectativa de los innumerables seguidores de la novela.

Inglorius basteds
Mientras tanto, Tarantino jugueteaba con proyectos, entre ellos un filme de guerra titulado “Inglorious Basterds”, pero no se lograba poner en pie ninguno. En ese momento retomó una idea que había discutido con la actriz Uma Thurman durante la realización de “Pulp Fiction”: una mujer vestida de novia con la misión de matar a un hombre llamado Bill. Así se fue gestando una historia de venganza en la que Tarantino podría reflejar el cine del que se nutrió de joven: el jidaigeki japonés, el wuxia chino, el Spaguetti Western y el blaxploitation de los 70s. “Kill Bill” sería una sangrienta carta de amor al cine por parte del oriundo de Tennessee.

The-Lord-of-the-Rings-artwork-The-King-The-Return-Wallpaper-HDEstrenadas en los años 2001, 2002 y 2003, las tres cintas que conforman “The Lord of the Rings” una vez más mostraron el gran cuidado que pone Jackson en los detalles, al traducir fielmente la sensación épica de la novela de Tolkien a la pantalla grande. El trabajo realizado por Jackson y su equipo mostraba no sólo el gran apasionamiento del director por el proyecto, sino su gran conocimiento del mismo y su habilidad para realizar un proyecto de semejante magnitud. Con “The Lord of the Rings”, Jackson se ganó un nuevo grupo de seguidores al reinventar su imagen, pasando de ser un director splatter a un director de cine fantástico.

Ese mismo 2003, Quentin Tarantino volvía al cine con “Kill Bill” que, dividida en dos volúmenes, era un poderoso retorno a la par que un tributo al cine que tanto disfrutó Tarantino en su juventud. Al igual que Jackson con “The Lord of the Rings”, el “Kill Bill” de Tarantino le permitió conquistar a una nueva generación de audiencia, que recibió muy bien su energético estilo postmoderno, lleno de guiños y  referencias a los géneros clásicos del cine. Con esta cinta, Tarantino volvía por sus fueros para no volverse a ir.

El estilo.

Jackson filmingComo podría apreciarse, ambos cineastas tienen estilos bastante definidos, difícilmente uno podría ver una cinta de Tarantino o de Jackson sin reconocer sus huellas de artesano. Por parte de Jackson, el humor es quizás el rasgo más notorio, humor que se cuela incluso en “The Lord of the Rings” y da nueva vida a personajes que en la novela quedaban un poco más desdibujados (por ejemplo, Legolas y Gimli). Así mismo, su gusto por el gore no ha desaparecido a pesar de la fama y la fortuna, y aún se aprecia en sus cintas ese toque splatter que definía sus primeros trabajos.

Tarantino filmingPor el lado de Tarantino, sin duda su fuerte es el diálogo: ingenioso, mordaz, distintivo, un guion de Tarantino siempre llevará estas marcas así sea realizado por otros directores (como Tony Scott y Oliver Stone comprueban). Ya en su estilo visual, Tarantino favorece la referencia, es decir, no pierde la oportunidad para emplear lo aprendido en tanta cinta ha visto. Hay quien considera esto una muestra de falta de originalidad, pero al contrario, el giro que Tarantino hace a lo referenciado es la diferencia entre el plagio vil y el apropiamiento inteligente.

El futuro.

Tras estas obras magnas, ambos directores se embarcaron a la producción de cintas para sus compañeros de profesión. De la mano de Jackson se pudo ver principalmente “District 9”, mientras que Tarantino vio en Eli Roth un buen pupilo y lo apoyó en su “Hostel”. Sus siguientes cintas, “King Kong” y “The Lovely Bones” de Jackson, e “Inglorious Basterds” de Tarantino, nuevamente causaron gran interés, pero los resultados desafortunadamente no fueron los esperados. Jackson ciertamente sucumbió a sus propios excesos artísticos al elaborar dos cintas que parecieran haber sido hechas para su propio disfrute personal.

Tarantino corrió con mejor suerte al realizar su esperada “Inglorious Basterds”, pero a pesar de sus muchas virtudes, la cinta deja la sensación de haber sido realizada como un ejercicio de autoindulgencia. Sin embargo, la cinta cosechó múltiples elogios y dejo listo el camino para un proyecto más ambicioso: “Django Unchained”, la cinta donde finalmente Tarantino se deja de referencias y hace lo que quizás había querido hacer desde el principio, un Western. Por su parte, Jackson regresa a Tierra Media para contar la historia inicial de Bilbo Baggins en “The Hobbit”.

De prodigios del cine independiente a la cima de la industria, Jackson y Tarantino son dos autores que, para bien o para mal, han redefinido el cine de los últimos años. Sin duda, aún hay mucho por ver de estos dos directores, y será interesante observar el desarrollo de sus próximos proyectos. Nada mal para dos adolescentes que un día soñaron con hacer una película.

J. Luis Rivera