Ojos Grandes

BIGEYES1

La lucha de género, así como la búsqueda de igualdad en derechos y oportunidades para las mujeres nos lleva ya mucho, muchísimo tiempo.

La misoginia, y violencia hacia la mujer son todavía en s. XXI el pan de cada día; la sociedad se ha encargado de transformar a éstas dos en sutiles ó incluso seductoras situaciones; pero hay que ser claros: La violencia contra la mujer sigue MUY presente en estos días modernos, y es nuestro deber, mujeres y hombres de reconocerla, hablarla, y luchar contra ella.

big eyes poster1Empezando el año con la temporada de premios “hollywoodenses”, pudimos observar una (no tan nueva, pero si fresca) oleada de voces y discursos hacia el tema del género, se alza la voz para defender la igualdad a nivel laboral e intelectual, igualdad que se necesita ejercer y establecer en nuestra sociedad.

En este tema de la revolución femenina, el director Tim Burton nos presenta su más reciente película Ojos Grandes -Big Eyes por su título en inglés-; basada en la historia real de Margaret Keane, pintora estadounidense, con el sello característico en sus retratos al óleo de mujeres y niños de desproporcionados pero hermosos ojos grandes.

La obra de Margaret causó furor alrededor de los años 60’s, alcanzando una grandísima popularidad, con un pequeño detalle: el mundo entero, personalidades, y hasta Andy Warhol -que alabó estas obras-, suponían que el autor era Walter Keane, el marido de Margaret.

Walter (interpretado por Christoph Waltz) mantenía a Margaret (Amy Adams) encerrada en un estudio, para que trabajara sin descanso en los cuadros.

El director de “Beetlejuice” deja de lado su mundo “Burtoniano” (concepto de Hidalgo), para presentarnos una historia real, contundente.

big eyes2Adams (ganadora al Globo de Oro) interpretando a Margaret es mucho más que convincente: es conmovedora; Waltz como siempre: con toda la intensidad de sus actuaciones, lo amamos y lo odiamos; como nos sucede con las personas en nuestra vida real, como nos sucede con la clase de hombre que interpreta: el seductor manipulador.

A esto le agregamos de ingrediente la potente voz de Lana del Rey en una canción que va como la película, minimalista, tranquila, para terminar en un clímax que nos provoca.

El ser una gran ignorada por la Academia para los Oscar; como parecen serlo las películas que plantean historias para la introspección de nuestras problemáticas machistas, racistas y opresoras en sociedad; es un gran motivo para no perderla.

En conclusión, sí, Tim Burton nos ofrece un filme de una historia que paso hace tiempo, pero con una problemática desgraciadamente actual: de abuso y opresión; que ojalá, con igual conmovedora valentía seamos capaces de superar, en propósito de nuestra autonomía y anhelada libertad.

 

🙂