Lo mejor de mí

TBOM-H

Titulo Original: The best of me

Dirección: Michael Hoffman

Reparto: James Marsden, Michelle Monaghan, Luke Bracey, Liana Liberato

 

Nicholas Sparks tiene 19 libros publicados y 9 adaptaciones de sus películas (ya hay dos más en preproducción). El problema con esto es que no solo son básicamente las mismas historias, sino que Sparks (o por lo menos las adaptaciones que nos han dado) nos vuelve a recetar los mismos personajes, las mismas locaciones, los mismos problemas; vaya, hasta con ver el poster ya sabes que es muy probable que la película sea de Nicholas Sparks.

Lo mejor de mí cuenta la historia de Dawson (Marsden/Bracey) y Amanda (Monaghan/ Liberato), dos amores de preparatoria que se vuelven a encontrar en su pueblo de infancia después de que una tragedia llega a su vida. Así de cliché empieza la película, y es el primero de muchísimos que nos vamos a topar a través de toda la trama.

Con personajes que son lo que le siguen de buenos, o más malos que la leche cortada, escenas sacadas de la mente de una quinceañera romántica, y finales predecibles tipo telenovela de las 9 de la noche, Lo mejor de mí saca el lado más sarcástico de todos y nos deja pensando por qué en algún momento pensamos que Diario de una pasión se pasaba de romántica.

Pero no todo es negativo en las dos horas que dura la película. La verdad, me gustó la química que tienen los actores durante su idilio. Al ser una historia que va recordando el pasado, vemos a los personajes jóvenes (Bracey y Liberato) y a los personajes en la actualidad (Marsden y Monaghan). La pareja de jóvenes actores, aunque han salido en una que otra película no han tenido gran oportunidad en la pantalla grande. Parece que de Dawson joven (Bracey) quisieran  hacer una versión de Ryan Gosling 2.0. La verdad es que tanto Bracey como Liana Liberato en el papel de Amanda tienen su encanto. No creo que vayan a saltar al estrellato inmediatamente, pero pueden llegar lejos si se lo proponen.

En la versión adulta de los personajes tenemos a James Marsden, a quien hemos visto en mil y un películas siempre cumpliendo con su papel (incluyendo en Diario de una pasión); a Michelle Monaghan la hemos visto varias veces, pero no sabemos bien dónde. Aunque ambos cumplen con su papel, creo que los jóvenes son los que sobresalen y sacan más jugo a sus personajes.

De su director Michael Hoffman, aunque hemos visto varias películas, ninguna que llame mucho la atención y la dirección llega un tanto desapercibida. Aunque muy linda, la fotografía peca de perfección tipo película comercial y el soundtrack con su toque sureño le da el último cliché –perdón, sazón– al asunto.

Lo mejor de mí es una película romántica y para chicas (o parejas extra melosas) y es en esencia un remake de todas las películas anteriores de Sparks.  Aunque no va a cambiar la forma en la que ves las películas, por lo menos sí te vas a terminar de formar una opinión sobre Nicholas Sparks. O lo amas, o lo odias… o lo sigues viendo y haciendo berrinche cada ves que sales de la sala, como es mi caso.