El Juez: Drama familiar que apela a la emoción

TJ-H

Dirección: David Dobkin

Reparto: Robert Downey Jr.Robert DuvallVera Farmiga, Billy Bob Thornton, Vincent D’Onofrio, Emma Tremblay, Jeremy Strong

Hank Palmer (Downey Jr.), exitoso abogado en Chicago recibe una llamada que le cambiará la vida y le hará retornar a su pueblo de origen. Ahí se encontrará con el juez Joseph Palmer(Duvall) –su padre– con quien tiene una relación fisurada pero ambos la tendrán que limar para salir adelante ya que el juez es sospechoso de un crimen y Hank tendrá que litigar a defensa de su padre.

Robert Downey Jr. co-produce esta cinta con su casa productora Team Downey, de la que también forma parte su esposa Susan Downey y este es su primer proyecto financiado por la mencionada empresa.

Antes de que Robert Duvall tomase el rol fue ofrecido a Jack Nicholson y Tommy Lee Jones, pero al ambos desistir en el papel, cayó en manos del actor que ha colaborado con cineastas de la talla de Francis Ford Coppola, George Lucas y Tony Scott.

La cinta es un drama familiar que navega en el sentimentalismo de una familia rota, cuarteada  por el tiempo y que necesita subsanar sus males de comunicación superando los obstáculos del pasado. Por lo que cinéfilos que se sientan identificados en el tema, les resultará emotiva y querrán salir corriendo a resarcir su corazoncito con quienes tengan desavenencias.

Pero ciertamente el filme presenta un argumento que igual se ha visto en infinidad de cintas a lo largo de la historia, por lo que no queda nada nuevo bajo el sol en su proposición narrativa.

Lo que cabe destacar es la actuación del reparto, ya que Downey Jr. verá romper sus nervios al límite al lidiar con un personaje tan testarudo y cabeza dura como el que interpreta Duvall. Ambos son agua y aceite y son el uno para el otro, caos y ecuanimidad, jing y jang.

Se agradece el regreso de Billy Bob Thornton a la pantalla comercial, quien había estado vigente pero en cintas de bajo presupuesto y en la serie de televisión Fargo producida este mismo año.

Janusz Kaminski se le recuerda por ser el director de cinefotografía de cabecera de Steven Spielberg, pero hace una excepción para ahora estar bajo el mando de David Dobkin, cineasta que se podría decir que con este filme le da algo de seriedad a su carrera.

Clasificación: A pesar de tener un reparto destacable, la película es larga -141 minutos- y de pronto presenta situaciones inverosímiles en su ficción. Se recomienda solo para amantes de las películas de abogados o casos de juicio intrigosos, pero tampoco esperen el gran giro de tuerca que resulta predecible el final. Para una tarde de canal 5.

Saludos juiciosos.